domingo, diciembre 07, 2008

LA NOTA CORTA . " PALABRAS CRISTIANAS DEL LIBERTADOR SIMON BOLIVAR"( INCLUYE BREVE BIOGRAFÍA) DÉCIMA ENTREGA.






LA NOTA CORTA."PALABRAS CRISTIANAS DEL LIBERTADOR SIMON BOLIVAR"
(INCLUYE BREVE BIOGRAFÍA).DÉCIMA ENTREGA.
POR PROF. DR.MERVY ENRIQUE GONZALEZ FUENMAYOR.
MARACAIBO.ESTADO ZULIA.REPÚBLICA DE VENEZUELA .AMÉRICA DEL SUR.
REDACTADO EL SÁBADO 06 DICIEMBRE DE 2008
TRASLADO A LA RED SÁBADO 06 DICIEMBRE DE 2008.

Quizás por confusión, ignorancia o por mala intención, algunas personas pretenden ver en Simón Bolívar, libertador de las repúblicas de Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia, un personaje violento, agresivo, militarista y alejado totalmente de cualquier rasgo de espiritualidad, emocionalidad y por qué no decirlo: creyente en nuestro creador Dios y seguidor de los principios en los que descansa la santa iglesia católica, apostólica y romana. Si amigo lector, así como usted lo escucha y lo lee. El libertador de América Simón Bolívar, nuestro padre de la patria, parafraseó en sus cartas, discursos y otros medios de interrelación y comunicación con sus subalternos, amigos, generales y gente vinculada a lo castrense, a lo académico, a los doctrinario y a lo filosófico; expresiones contenidas en la santa Biblia y otras palabras de profundo contenido cristiano, que hoy causan un efecto trémulo en quienes son bolivarianos , estudiosos del pensamiento de este héroe americano y los miembros de las diferentes academias de la historia del globo terráqueo.

Las palabras que transcribiré se han extraído del libro de bolsillo: "PALABRAS CRISTIANAS DEL LIBERTADOR", cuyo autor es E. Raúl Llorente Gutiérrez, editado por ediciones San Pablo, Caracas Venezuela. 1995. Debo también destacar la nota de la editorial que a la letra dice: " Estos textos han sido extraídos del libro del mismo título y autor, donde aparecen las fechas cuando se escribieron y las persona a quienes fue dirigido". En la introducción de aquel libro de bolsillo, el autor nos expresa: Andan por allí algunas copias mimeografiadas de lo que fueron los primeros intentos de publicación. Fue un atrevimiento, rayano en la irreverencia, haber arropado tan pobremente a una criatura tan importante. Me queda eso sí, la satisfacción de que fueron muchos los que se beneficiaron de aquella publicación de la "PALABRAS CRISTIANAS DEL LIBERTADOR ": en realidad su contenido de riqueza abundante, no necesitaba lujosa presentación para iluminar con propia luz las mentes y para entusiasmar con su vigor el corazón: era la Palabra del Libertador."

"El trabajo - - - continúa autor - - - que estamos ofreciendo, más que una exposición completa del pensamiento religioso de Simón Bolívar, es un florilegio de lo subrayado al ir leyendo y releyendo sus escritos. Y para una mejor comprensión, recomienda el autor, en cuanto sea posible, acudir al texto completo del documento de dónde están tomadas las palabras que transcribirnos.

Entiende el autor, como palabras cristianas también, las que se refieren a algunos valores humanos auténticos que, sin estar referidas intencionalmente a lo religioso, tiene sin embargo una connotación evangélica."("PALABRAS CRISTIANAS DEL LIBERTADOR", obra citada, pág. 05-11)


Para mí como venezolano que soy y como ferviente admirador de la obra de Bolívar y de su legado, constituye un privilegio de difundir algunas de sus frases más célebres, y fundamentalmente como católico practicante, aquellas vinculadas con la religiosidad de nuestra confesión de fe. En esta DÉCIMA entrega disfrutemos pues de esa sapiencia y visión futurista del Libertador de América. Simón Bolívar:

"121.-"Las recompensas honoríficas deben ser muy raras y muy justas".

122.-"Poco y malo son dos defectos".

123.-"... yo no soy más que el humilde siervo de los siervos del pueblo... ".

124.-"... no hay cuartel, compañeros. La gloria de la patria es vencer o morir".

125.-"La mejor política es la honradez”.

126.-"Odio eterno a los que deseen sangre y la derramen injustamente".

127.-"Siempre es grande, siempre es noble, siempre es justo conspirar contra la tiranía, contra la usurpación y contra una guerra desoladora e inicua. El hombre de honor no tiene más patria que aquella en que se protegen los derechos de los ciudadanos, y se respeta el carácter sagrado de la humanidad: la nuestra es la madre de todos los hombres libres y justos, sin distinción de origen y condición".

128.-"El fruto de la injusticia está amargo para todos".

129.-"Si en Europa la influencia del clero es mirada con odio, aquí debe considerarse como necesaria a la estabilidad de la sociedad, que trastornada hasta sus últimos fundamentos por la revolución, necesita de todo el imperio de la fuerza, de la razón y de la religión para contenerla en los límites del deber".

130.-"Pequeños bienes deben de despreciarse por otros mayores".

131.-"La anarquía es el resultado necesario de un conflicto en que el gobierno es opresivo, y la nación es liberal".

132.-"Nada, sino las malas acciones, debe molestar a los hombres sensatos".

133.-"Los hijos de los esclavos que en adelante hallan de nacer en Colombia deben ser libres, porque estos seres no pertenecen más que a Dios y a sus padres, y ni Dios, ni sus padres los quieren infelices".

134.-"... haremos la paz que es la victoria más completa que podemos obtener contra los enemigos".

135.-"No basta la buena fe, es preciso mostrarla, porque los hombres siempre ven y pocas veces piensan".

136.-"... nosotros nos debemos a nosotros mismos honor y buena fe; y si se comete por desgracia una falta accidental no debemos repararla con nuevas faltas o nuevas infracciones".

137.-"... para hacer eficazmente una cosa es menester tener inclinación a ella, y aún quererla con pasión vehemente".

138.-... he sabido que hay algunas quejas contra algunos funcionarios públicos. Para el gobierno nada será más útil ni más satisfactorio que corregir los abusos de la administración, porque nada desea tanto el gobierno que el verse apoyado por los legisladores para rectificar la marcha de los negocios. Que se acuse a cuantos cometen faltas y todos se corregirán. Yo el primero".

139.-" Es justo que cesen los males, que probablemente estarán ya cortados; es justo que nos apresuremos a estancar la sangre de nuestras nuevas y dolorosas heridas; y es muy conforme a nuestros comunes sentimientos, que nos preparemos a recibir el bien inapreciable de la paz, deponiendo el aparato hostil, y mirándonos desde ahora como amigos eternos".

140.-"Pronto a sacrificar por el servicio público mis bienes, mi sangre y hasta la gloria misma, no puedo, sin embargo, hacer el sacrificio de mi conciencia...".

141.-... es un necio el que desprecia las bendiciones que la Providencia derrama sobre el. Somos queridos de Dios en este momento y no debemos dejar y fructíferos sus dones”.

142.-"¿Quien resistirá a la América reunida de corazón, sumisa a una ley iniciada por la antorcha de la libertad?”.

143. -"Un hombre puede levantar el peso de muchos quintales, no por eso otro no podrá levantar el de algunas arrobas”.

144.-"No conviene que el gobierno esté en las manos del hombre más peligroso; no conviene que la opinión y la fuerza esté en las mismas manos, y que toda la fuerza esté concentrada en el gobierno; no conviene que el jefe de las armas sea el que administre justicia... es menos peligroso que haya dos potestades que una sola...".

145.-"A todas las cosas se les deben dar las formas que corresponde a su propia estructura, y estas formas deben ser las más agradables para que capten la admiración y el encanto".

146.-"Es nuestra ambición ofrecer a los españoles una segunda patria, pero erguida, pero no abrumada de cadenas Vendrán los españoles a recoger los dulces tributos de la virtud, del saber, de la industria: no vendrán a arrancarlos de la fuerza".

147.-"... creo más en el honor que en las pasiones...".

148.-"... que trate muy bien a estos pueblos, aunque al principio se porten mal, porque es necesario ser amable para ser amado”.

149 "... y yo creo, que lo mejor en política es ser grande y magnánimo".

150.-"... la vida es corta, no sé cuando la perderé; un día perdido es irreparable".

151.-"... mi persona siempre estará pronta a cuanto se me exija en el peligro de la patria".

152.-"... yo no he nacido esclavo y he dicho que quiero ser ciudadano para ser libre".

153 "Sólo me interesa la libertad de mi patria y el que los enemigos no se apoderen de ella; para este género de servicio estoy siempre dispuesto ".

154.-"La soberanía del pueblo no es ilimitada, porque la justicia es su base y la utilidad perfecta le pone término".

155.-Sepa que jamás he dejado de hacer todo cuanto ha sido posible, sin pararme en nada, y que cuando ocurro al gobierno es porque no hay otro remedio".

156.-"Toda medida media es peligrosa en tales circunstancias, y la salud de la patria consiste en no ahorrar sacrificios".

157.-"... la mejor política es la rectitud".

158.-"Yo juré en el fondo de mi corazón no ser más que un soldado, servir solamente en la guerra, y ser en la paz un ciudadano".

159.-"La revolución es un elemento que no se puede manejar. En más indómito que el viento".

160.-"Yo creo que la amistad no autoriza a nadie para faltarme, y más bien creo que esta amistad podría servir para ahorrarme disgustos".

161.-"Cuando yo perdiera todo sobre la tierra, me quedaría la gloria de haber llenado mi deber hasta la última extremidad, y esta gloria será eternamente mi bien y mi dicha".

162.-... no creo ninguna cosa tan corrosiva como la alabanza: deleita el paladar pero corrompe las entrañas".

163.-"... entre iguales nadie quiere obedecer".

164.-"El que no está con la libertad puede contar con las cadenas del infortunio y con la desaprobación universal".

165.-"Amigo, la cosa está mala: ya no se puede mandar, sino por el amor del prójimo y una profunda humildad".

166.-"... a los enemigos no se les engaña si no lisonjeándolos”.

167.-... las cosas para hacerlas bien, es preciso hacerlas dos veces. Es decir, que la primera enseña la segunda".

168 "La fiesta de la Trinidad que se haga todos los años con la misma decencia que se ha acostumbrado antes, porque yo no quiero lujo en nada pero tampoco indecencia".

169.-"... no hay esperanza de justicia donde no se encuentran ni equidad, ni talento para manejar los grandes negocios y negocios de que depende la vida del estado".

170.-"Parecerá hipocresía todo lo que dejé dicho, pero creo que usted no puede dudar de mi sinceridad y además el tiempo dará fe".

171.-"LA RELIGIÓN gobierna al hombre en la casa, en el gabinete, dentro de sí mismo: sólo ella tiene derecho a examinar su conciencia íntima... LA RELIGIÓN es la ley de la conciencia...".

172.-"La ofensa hecha al justo es un golpe contra mi corazón y yo no quiero prestar mi mano contra mi propio pecho".

173.-"... en moral como en política hay reglas que no se deben traspasar, pues su violación suele costar caro".

174.-"... no dudaré en manifestar mi desaprobación con la fuerza y la franqueza que acostumbro, contra todo lo que es esencialmente injusto".

175.-Venezolanos... Mi más grato deber era consagrarme al país de mi nacimiento... todos mis acciones han sido dirigidas por la libertad y la gloria de Venezuela, de Caracas".

176.-"Si la patria necesitase de un soldado, siempre me tendrá pronto para defender su causa".

177.-"La ingratitud es el crimen más grande que pueden los hombres atreverse a cometer".

178.-"No puedo perder, pues, ni un instante; el tiempo en el día es precioso, y su empleo puede darnos la vida o la muerte".

179.-"... la gloria me mandar sino ejercitar grandes virtudes".

180.-"... que somos hombres, y debemos emplear la razón antes que la fuerza...".

181.-"... siempre he pensado que el trabajo, la libertad y la gloria no deben tener otra recompensa que la gloria y la libertad".

182.-"Unidos los buenos ciudadanos a nuestro incorruptible ejército, se sostendrá el edificio levantado a costa de virtudes y de heroísmo. Un paso imprudente puede sepultarnos para siempre. Calma y unión es cuanto necesitamos por ahora".

183.-"el título de LIBERTADOR es superior a todos los que ha recibido el orgullo humano. Por tanto es imposible degradarlo" .

184.-"Tres autoridades supremas manejan la suerte del estado; ellas son responsables ante Dios y ante los hombres del mal uso que hagan de su poder...".

185.-"Nada es peor en política que dejar de cumplir lo que se ha mandado. Esta debilidad causa el desprecio y hace inútiles las medidas posteriores".

186.-... nosotros no seremos tan insensatos que, por atender a un peligro remoto, desatendamos a uno cierto e inmediato".

187.-"La gloria está en ser grande y en ser útil".

188.-"... el cielo es prodigioso con los que combaten por la justicia, y severo con los opresores”. ("PALABRAS CRISTIANAS DEL LIBERTADOR", obra citada, pág. 50-71)



ETIQUETAS: prodigioso, agresores, la gloria, útil y grande, insensatos, desprecio, libertador,

Para la facilidad de lo lectores, sobre todo aquellos que no tienen tiempo de profundizar en los grandes actores de la humanidad, transcribo a continuación una síntesis de la biografía de nuestro libertador Simón Bolívar, indicando al pie la fuente en la que se fundamenta la referida biografía.



BREVE RESEÑA DE LA BIOGRAFÍA DEL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR:

Simón Bolívar



1 INTRODUCCIÓN



Simón Bolívar (1783-1830), militar y político sudamericano de origen venezolano, presidente de Venezuela (1819), presidente y creador de la República de la Gran Colombia (1819-1830) y dictador de Perú (1824-1826), se convirtió desde 1813 en el máximo conductor de la revolución que culminó con la emancipación de Sudamérica frente al poder colonial español, por lo que es conocido como el Libertador.

Nació en Caracas el 24 de julio de 1783, en el seno de una familia de ricos criollos, los Bolívar y Ponte-Palacios y Blanco. Estudió de manera no convencional con maestros como el escritor y político venezolano Andrés Bello y el filósofo y educador también venezolano Simón Rodríguez, si bien fue este último quien en su etapa caraqueña contribuyó en más alto grado a forjar la personalidad de Bolívar.

2





VIAJES A EUROPA



Con el grado de subteniente viajó a Madrid, donde residían sus tíos maternos. Allí, el joven Simón, de apenas 19 años de edad, contrajo matrimonio con María Teresa del Toro y Alayza el 26 de mayo de 1802, y pronto regresó a Caracas para dedicarse a la explotación agrícola en las haciendas heredadas de sus mayores.

A la muerte de su esposa, a escasos ocho meses de matrimonio (22 de enero de 1803), Bolívar emprendió un nuevo viaje a España, esta vez más consciente de la necesidad de un aprendizaje a fondo. Profundizó sus estudios con la orientación del sabio marqués Gerónimo de Ustáriz, quien le introdujo en la lectura de los clásicos antiguos y modernos, de los filósofos y de los grandes pensadores.

Bolívar viajó a través de España, Francia e Italia. El 15 de agosto de 1805, en la colina romana conocida como el Monte Sacro, juró libertar a su patria ante su maestro Simón Rodríguez. De vuelta en Caracas en junio de 1807, conspiró contra el régimen realista. El 19 de abril de 1810 los criollos destituyeron al gobernador y capitán general de Venezuela, Vicente Emparan, integrando la denominada Junta Suprema Conservadora de los Derechos del rey español Fernando VII, eufemismo tras el que se ocultaban verdaderas intenciones de independencia política. Con el grado de coronel, Bolívar fue en misión diplomática a Londres, donde consiguió inclinar las simpatías del gobierno británico hacia la revolución venezolana. En esa misma capital inglesa se entrevistó con el precursor de la independencia Francisco de Miranda y lo invitó a regresar a Venezuela.
3 PRIMERAS CAMPAÑAS MILITARES



Perdida la primera República, debido al fracaso militar de Francisco Rodríguez del Toro, primero, y luego de la derrota de Francisco de Miranda, quien capituló en San Mateo el 25 de julio de 1812, los principales dirigentes independentistas hubieron de exiliarse. Bolívar obtuvo el pasaporte para la isla antillana de Curaçao, desde donde viajó a la que había sido la capital del virreinato de Nueva Granada y que en la actualidad es la ciudad colombiana de Cartagena. Allí publicó el 2 de noviembre de ese año el conocido como Manifiesto de Cartagena, en el que criticaba la irresoluta actuación de Miranda, que había conducido a éste a la capitulación; y el 15 de diciembre siguiente la denominada Memoria a los ciudadanos de Nueva Granada, por medio de la cual invitaba a éstos a acompañarlo en la liberación de Venezuela, tras explicarles cuáles fueron las causas del fracaso republicano, enumerando entre éstas la adopción del sistema tolerante, la disipación de las rentas públicas y la implantación del sistema federal.

De inmediato inició una campaña fulgurante a lo largo del río Magdalena, desplazando a los realistas a lo largo de todo el territorio hasta llegar a la actual ciudad colombiana de San José de Cúcuta. Desde ésta emprendió el 14 de mayo de 1813 la denominada Campaña admirable, que le condujo triunfante hasta Caracas el 6 de agosto, luego de reconquistar las ciudades a su paso. En la venezolana ciudad de Trujillo dictó la proclama de "Guerra a muerte".

Reconquistada la capital de la capitanía general de Venezuela, Bolívar gobernó mediante tres secretarías de Estado, pero no se estacionó en Caracas, sino que combatió en Bárbula el 30 de septiembre de 1813 y en Las Trincheras cuatro días más tarde. La Municipalidad de Caracas lo proclamó el 14 de octubre de ese año capitán general de los Ejércitos de Venezuela, con el título de Libertador.

Bolívar sufrió el 10 de noviembre de 1813 una derrota en Barquisimeto, pero logró vencer en Vigirima quince días más tarde y en Araure el 5 de diciembre. Por su parte, uno de sus generales, José Félix Ribas, derrotó a los realistas en La Victoria el 12 de febrero de 1814. El propio Bolívar triunfó dos veces sobre el realista José Tomás Rodríguez Boves en San Mateo (28 de febrero y 25 de marzo de ese año), y sobre Juan Manuel Cajigal en la primera batalla de Carabobo, que tuvo lugar el 28 de mayo, triunfos que no obstante no lograron consolidar las tropas bolivarianas. Presionado el Libertador por Boves, emigró el 7 de julio a la región de Oriente al frente de 20.000 caraqueños. En Aragua de Barcelona, Bolívar y José Francisco Bermúdez perdieron el 17 de agosto de ese año frente al general español Francisco Tomás Morales la batalla más sangrienta de la guerra independentista.
4 BOLÍVAR EN LAS ANTILLAS



Proscritos Bolívar y el también independentista venezolano Santiago Mariño por los propios patriotas, se embarcaron ambos hacia Cartagena, después de que el Libertador dictara el 7 de septiembre de 1814 su denominado Manifiesto de Carúpano. Ese año terminó con la muerte de Boves y la derrota de los patriotas comandados por Ribas en la batalla de Úrica, ambos hechos ocurridos el 5 de diciembre.

Ante las disensiones internas de los neogranadinos, Bolívar renunció y se embarcó el 10 de mayo de 1815 con destino a la isla británica de Jamaica, donde el 6 de septiembre de ese año dio a conocer su famosa Carta de Jamaica, considerada profética por los alcances visionarios que contenía en lo relativo a la política futura de los países hispanoamericanos.

De Jamaica el Libertador pasó a la cercana Haití, donde los exiliados venezolanos le eligieron jefe supremo, y con este carácter organizó la llamada expedición de Los Cayos con los buques y pertrechos facilitados por el presidente haitiano Alexandre Petion. Al frente de dicha expedición, desembarcó Bolívar en Juan Griego, en la isla Margarita, el 2 de mayo de 1816, después de haber librado el día anterior un combate naval cerca de la isla de Frailes.
5 NUEVAS CAMPAÑAS



Fracasada esta parte de la campaña, pese a haber avanzado hasta Ocumare de la Costa (en el actual estado de Aragua), Bolívar regresó a Haití, y con una segunda expedición desembarcó de nuevo en Juan Griego el 28 de diciembre de 1816, extendiendo la acción patriota a otros puntos orientales y meridionales venezolanos.

La batalla de San Félix, ganada brillantemente el 11 de abril de 1817 por el general Manuel Carlos Piar, puso a disposición de los independentistas los inmensos recursos de la región de Guayana y la importante vía fluvial del río Orinoco. En Angostura (actual Ciudad Bolívar) se asentaron los poderes públicos. Bolívar creó el Consejo de Estado el 30 de septiembre y el Consejo de Gobierno cinco días después, asimismo fundó el Correo del Orinoco el 27 de junio de 1818 como medio de difusión de las ideas y acciones republicanas.

Entre tanto, el 30 de enero de 1818 había establecido contacto personal con el general José Antonio Páez en la región de Los Llanos, y con éste y otros jefes patriotas emprendió la conocida como Campaña del Centro, compartiendo victorias (Calabozo, 12 de febrero) y derrotas (Semen, 16 de marzo) con el general realista Pablo Morillo. Bolívar regresó a Angostura, donde el 15 de febrero de 1819 instaló mediante medular discurso el segundo Congreso de Venezuela, más conocido como el Congreso de Angostura.
6 EL DISCURSO DE ANGOSTURA



El Discurso de Angostura es la pieza oratoria más importante de Simón Bolívar. Hace un análisis sociológico de los venezolanos; se pronuncia contra la esclavitud y a favor de la democracia; mantiene su preferencia por el centralismo frente al federalismo; propone un Senado hereditario como base fundamental del poder legislativo; se inclina por un poder ejecutivo enérgico al estilo británico; hace de la educación popular "el cuidado primogénito del amor paternal del Congreso", acuñando la máxima: "Moral y luces son los polos de una República: moral y luces son nuestras primeras necesidades"; y plantea un poder moral para prevenir la corrupción administrativa, lo que no fue acogido por los diputados de entonces sino como apéndice de la llamada Constitución de Angostura, sancionada el 15 de agosto de 1819 y segunda del constitucionalismo venezolano.

7





PRESIDENTE VENEZOLANO



Elegido presidente de Venezuela el 15 de febrero de 1819, Bolívar, hombre de acción, se dirigió en busca de la libertad de Nueva Granada. Desde Apure, con soldados llaneros y oficiales de la Legión Británica, emprendió la denominada Campaña de los Andes, que culminó el 7 de agosto de ese año con la derrota del general realista José María Barreiro en la batalla de Boyacá. Al huir de Santafé de Bogotá el virrey nominal Juan de Sámano, quedó definitivamente libre del poder colonial español el territorio del antiguo virreinato de Nueva Granada.

Bolívar formó gobierno en Santafé, nombrando vicepresidente al general Francisco de Paula Santander, dictó medidas administrativas y regresó a Angostura, donde el 17 de diciembre de 1819 creó la República de la Gran Colombia, integrada por los departamentos de Venezuela, Cundinamarca (es decir, las que habían sido desde 1810 las Provincias Unidas de Nueva Granada) y Quito (buena parte del actual Ecuador).

Beneficiado por la revolución liberal ocurrida tras el pronunciamiento de Rafael del Riego en España, que había tenido lugar el 1 de enero de 1820, firmó el 27 de noviembre de ese año un armisticio y el conocido como Tratado de Regularización de la Guerra con el general español Pablo Morillo. Roto el armisticio, se llegó el 24 de junio de 1821 a la batalla de Carabobo, que aseguraba la independencia de Venezuela.

8





LAS VICTORIAS DEFINITIVAS



Entre tanto, Bolívar había encomendado al joven general Antonio José de Sucre la incorporación de Guayaquil a la República de la Gran Colombia. Lograda ésta, Sucre se apresuró a liberar Quito, lo que consiguió el 24 de mayo de 1822 con su triunfo en la batalla de Pichincha. Por su parte, el Libertador venció el 7 de abril de 1822 en Bomboná y el 6 de agosto de 1824 hizo lo propio en Junín, preludios de la decisiva batalla de Ayacucho, librada por Sucre el 9 de diciembre de ese último año, con lo que prácticamente quedaba libre del poder colonial español toda América del Sur. En Quito conoció Bolívar a Manuela Sáenz, a quien hará su compañera prácticamente hasta el final de sus días.

Después de la entrevista de Bolívar y el general argentino José de San Martín en Guayaquil, celebrada los días 26 y 27 de julio de 1822, el Libertador había decidido auxiliar a Perú con soldados y armas. Autorizado por el Congreso de la Gran Colombia, llegó a Lima, cuyo gobierno le pedía que dirigiera la guerra. El Congreso peruano le nombró dictador el 10 de febrero de 1824, y a partir de entonces logró controlar las intrigas de la nueva república, al tiempo que organizaba el Estado, creaba colegios, establecía la Universidad de Trujillo (actual Universidad Nacional de La Libertad) o decretaba pena de muerte para los defraudadores del tesoro público; hasta que se vio obligado a delegar todas sus facultades en Sucre el 24 de octubre de 1824 por habérsele suspendido la autoridad para dirigir la guerra en el sur de Perú.

Después de la batalla de Ayacucho, una Asamblea reunida en Chuquisaca (actual ciudad boliviana de Sucre) acordó el 6 de agosto de 1825 la independencia del Alto Perú, que cinco días más tarde habría de llamarse Bolivia en su honor, cuya Constitución redactó el propio Bolívar. Cuando iba camino de Venezuela, llamado por el estallido de la sublevación de la Cosiata, que había tenido lugar el 30 de abril de 1826, en Perú le nombraron presidente vitalicio el 30 de noviembre de ese año, pero el Libertador no aceptó.

9





ÚLTIMOS AÑOS



Ya en Venezuela, indultó a los comprometidos en la Cosiata y el 1 de enero de 1827 sostuvo en el cargo de jefe superior civil y militar a Páez. Reformó los estatutos de la Universidad de Caracas (actual Universidad Simón Bolívar) y se dirigió a Santafé de Bogotá el 5 de julio siguiente. Bolívar no regresó nunca a Venezuela.

Disuelta la Convención de Ocaña de abril de 1828, Bolívar dictó el Decreto Orgánico de la Dictadura el 27 de agosto de ese año y eliminó la vicepresidencia de la Gran Colombia, con lo cual Santander quedaba sin autoridad. Ello condujo al atentado contra la vida del Libertador del 25 de septiembre de aquel año. Si se salvó físicamente, gracias a la intervención de su amante Manuela Sáenz, moralmente quedó muy afectado.

Bolívar renunció ante el último Congreso de la Gran Colombia el 27 de abril de 1830, y partió once días más tarde desde Santafé hacia Cartagena. Allí recibió, el 1 de julio, la noticia del asesinato de Sucre, que había ocurrido en la montaña de Berruecos el 4 de junio.

Esto terminó por minar la ya resentida salud del Libertador, quien llegó a la ciudad colombiana de Santa Marta el 1 de diciembre para trasladarse luego a la cercana quinta de San Pedro Alejandrino. Rodeado de muy pocos amigos dictó testamento y su última proclama el 10 de diciembre; y atendido por el médico Alejandro Próspero Reverend falleció el 17 de diciembre de 1830. Doce años más tarde, sus restos mortales fueron trasladados a Caracas. Su inhumación en el Panteón Nacional tuvo lugar el 28 de octubre de 1876.

Muchos son los topónimos e instituciones que han recibido en honor a Bolívar su nombre, no sólo las mencionadas República de Bolivia, Ciudad Bolívar o Universidad Simón Bolívar: así, un departamento y diferentes municipios colombianos, un estado y la propia moneda venezolana (el bolívar), e incluso el nombre oficial de su país de origen, que se transformó por medio de la Constitución de 1999 en la República Bolivariana de Venezuela. Asimismo, un municipio del estado mexicano de Durango (General Simón Bolívar) y una provincia ecuatoriana tienen por denominación el apellido del Libertador. Del mismo modo que distintos picos y cerros colombianos y venezolanos han pasado a ser distinguidos con su patronímico. Por no mencionar los cuantiosos parques y plazas de muchas de algunas de las más importantes ciudades sudamericanas (como Caracas, Cartagena, Santafé de Bogotá o Guayaquil), bastantes de las cuales cuentan a su vez con el correspondiente monumento dedicado a honrar la memoria de la principal figura de la independencia latinoamericana.( Microsoft ® Encarta ® Biblioteca de Consulta 2002. © 1993-2001 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.Intercambio de banners www.venezueladigital.net © Copyright All Right Reserved.Diseño y Producción: M. Marcelo Acevedo) .

No hay comentarios.: