miércoles, diciembre 26, 2007

Casos y Cosas de los que la Gente Prefiere No Hablar

Por Mervy Enrique González Fuenmayor

Miércoles 26 de diciembre de 2007, 12:30 am

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia,
República de Venezuela, América del Sur


Por estos días la mayor parte de los seres humanos reproduce una conducta y actitud que no obstante su repetición, generalmente no produce resultado alguno y en algunos otros casos deviene en muy pocos y en número ínfimo en verdaderas consecuencias y/o frutos o resultados. Ya el lector estará inquiriéndose acerca de cuáles serían estas conductas o actitudes si pluralizáramos el encabezamiento de este artículo.

Déjame manifestarte, amigo y amiga que me lees, que nosotros los seres humanos somos como lo afirmaba un gran amigo y desaparecido psiquiatra: “un gran costal de problemas”. Esta expresión de por sí erizará la piel de más de alguno de nuestros congéneres. Precisamente no debe ser de otro modo. Lo que ocurre es que preferimos no hablar de ciertos casos y de algunas cosas. Esta selección o preferencia generalmente se funda en nuestros temores, en la hipocresía, la baja autoestima y en algunos aspectos más generales: con nuestra errátil manera de ver y vivir la vida, en los cuales han tenido un papel preponderante las falsas creencias, una educación cargada de imperfecciones, una formación doméstica débil, y principalmente la ausencia de iniciativa del sujeto que actúa en el mundo de las relaciones interpersonales.

Solamente el azar y la aleatoriedad nos han servido para “imprimir de letras” este artículo, para tratar algunos de esos casos y cosas de las cuales preferimos no hablar. La primera de ellas es nuestra vanidad. A menudo actuamos como que si realmente estuviésemos exentos de cualquier tipo de vanidad. Ello no está más alejado de la realidad que el afirma de que “dos más dos son cinco”. Para que nos demos cuenta de la fuerza de este acerto, veamos cómo se define la vanidad:

Vanidad. (Del lat. vanĭtas, -ātis). 1. f. Cualidad de vano1. 2. f. Arrogancia, presunción, envanecimiento. 3. f. Caducidad de las cosas de este mundo. 4. f. Palabra inútil o vana e insustancial. 5. f. Vana representación, ilusión o ficción de la fantasía. ajar la ~ de alguien. 1. loc. verb. coloq. Abatir su engreimiento y soberbia.

De las acepciones anteriores podemos colegir que todos los seres humanos somos vanidosos, aunque prefiramos no hablar de ello. Cada uno de nosotros utilizamos nuestra mente para vincularnos con la realidad, bien para modificarla, crearla o evadirla. Por ello la gente prefiere callar sus propias vanidades para no aparecer frente a la sociedad con el estigma de ser vanidoso o vanidosa. Lo cual conduce a una verdadera patología, porque ¿Si por naturaleza somos vanidosos, ya que no podemos evadir realizar la representación, ilusión o ficción de la fantasía o de la realidad, cómo pretender aparecer en nuestras relaciones interpersonales como un sujeto inmaculado, perfecto, impoluto y libre de vanidad? Sí somos vanidosos, lo que es aconsejable es que esta vanidad en dosis razonables y prudentes no se reprima en estas categorías o se magnifique, puesto que en esas situaciones la vanidad se convierte en una enfermedad, y lo que es más grave, en una actitud que afecta nuestro espíritu, nuestra alma, nuestro discernimiento, aspectos tales que nos alejan de la misericordia de Dios.

Otra área gris en nuestras relaciones con el prójimo se vincula con el grado de espiritualidad con el cual “manejamos” algunas estaciones y épocas del año, y hasta algunos asuntillos menores relativos a la convivencia familiar, doméstica o social. En este orden de ideas, y valga la época de Navidad y de fin de año que rige en estas fechas, la gente es muy dada a destacar e incluso dar lecciones de espiritualidad, paz, reconciliación y hasta algunos soñadores que pretenden reproducir aquello de que “si te dan en una mejilla, pon la otra, y si te dan en la otra, pon la frente”. Perdóneseme la ironía, pero no dejo de pensar en la apariencia del rostro de quien a sabiendas de que Fulano o Sutano es más materialista que Marx, Engels o Lenin, actúa en estas épocas como que si se tratase del verdadero Jesús de Nazareth personificado, y es así que deambulan por calles, avenidas, ciudades y hasta por países (si tuvieran recursos económicos para ello) pregonando “la paz, el amor, la reconciliación, la venida del Niño Dios, el juguete para el niño abandonado”, y algunos los sorprenden escenificando un pesebre viviente en el cual si se les permitiera elegirían ser el niño, ni siquiera San José o la Virgen María, ya que éstas son del tipo de personas que gustan de ser “el novio en la boda, el graduando en la promoción, el niño en el bautizo, el conferenciante en la charla, pero jamás se atreverían a elegir ser el difunto en el velatorio”. Vanidades, Sancho… Vanidades.

Queda entonces develada la situación reinante en este siglo XXI que por lo poco que hemos visto de él es una mala repetición del siglo XX, con sus secuelas de vicios, transgresiones, desviaciones y con la amenaza parpadeante de la extinción de la raza humana. Aquella situación se materializa entre otras cosas en la hipocresía de jerarquizar el aspecto espiritual de la Navidad sobre el aspecto material que ellos cultivan con mucho esmero y con producción demostrada con dígitos que se dirigen al infinito, son los que hablan de la paz y del amor, del nacimiento del Mesías, pero que en la fiesta de Navidad no recuerdan que el homenajeado y centro de esa fiesta es el Niño Jesús, y no las pintas, ropas de marca, el multicolor ambiente de las paredes de su residencia, ni mucho menos un viejo gordo, panzón, con cachetes y nariz sonrosadas que pareciera tratarse de un tipo recién egresado de uno de los tugurios de la ciudad más marginal; son aquellos que se regodean en paladear un escocés de dieciocho años o un vinillo de vieja data, o los que menos liban grandes dosis del ron añejo Superior, Ventarrón, Caballito Frenao, Cinco Estrellas, Carta Blanca, etc., o aquella especie de fruto de la Vid conocido como Castelgandolfo, Vino Rosé o aquel que acuñando algunos vocablos de esa mal llamada fiesta de la tauromaquia, se han hecho llamar de la Concha y Toro.

Es así como de este tema tampoco se habla, y la gente prefiere no hacerlo, porque referirse a ello se traduciría en dejar al desnudo nuestros propios sentimientos, nuestras debilidades y nuestros temores. Lo aconsejable es enfrentar la cruda realidad para reconocernos como materialistas y hacer esfuerzos para transformarnos en verdaderos, íntegros y auténticos seres humanos, amantes de la verdad, de la justicia y de la paz. De más está expresar que si hacemos esto nos acercaremos más a Dios, y el discernimiento y buen comportamiento vendrán por añadidura. Parafraseando a ese desaparecido amigo psiquiatra: “quien reconoce que tiene un problema ha logrado ya el cincuenta por ciento de la solución al mismo”. ¿A qué grupo de personas perteneces tú?

La familia es otro de los grandes tabúes de la sociedad actual. Generalmente no nos gusta que el vecino se entere que en nuestro grupo familiar existe uno que otro problemilla, y por eso sublimamos esta situación y hasta la maquillamos para impedir que otros se enteren de lo que nos está afectando. Craso error, ya que las realidades no cambian ni se modifican porque las evadamos o simplemente porque las callemos. Y he aquí que traigo a la memoria una expresión que un personaje de mi ciudad natal, Maracaibo, acuñó como propia y que pronunciaba constantemente en los espacios radiales en los que actuó como locutor: “Hay cosas que por sabidas se callan, y por calladas se olvidan”. Y yo me pregunto y te pregunto ¿En cuál de esas dos situaciones estamos hoy? ¿En cuál de ellas hemos estado? ¿Cuál ha sido nuestra reacción y qué consecuencias se han generado?

Cualquiera que sean las respuestas a las interrogantes formuladas anteriormente, las mismas no dejan de sorprendernos, perturbarnos y si nos adentramos en la trascendencia de aquellas, podrían hasta reducirnos numerosas horas de sueño. Esta área vital pudiera estar impregnada de situaciones que pudieran hacer derrumbar el núcleo familiar. ¿En cuántas de nuestras familias no ha crecido algún tipo de cizaña junto con la buena hierba? ¿Si tuvimos tiempo para hacerlo, por qué no logramos mejorar la siembra mediante los correctivos que ella requirió en su momento oportuno? Así es la vida. Nos callamos y tratamos de esconder nuestros problemas en lo que yo humildemente he llamado “el cuarto de los chécheres” (En Venezuela y en Latinoamérica llamamos “chécheres” a los objetos como ropa, juguetes, fotografías, electrodomésticos o cualquier otra cosa que ya no nos sirve, no nos satisface, no está de moda, no nos gusta o no queremos y que colocamos en un espacio físico casi ubicado bien al final de la casa para que nadie lo vea, o encima del techo o ático precisamente para ocultarlos). La pregunta anterior nos conduce a otra ¿Cuántos cuartos de chécheres tenemos en nuestra casa? Necesariamente, para hacernos entender, debemos aclarar que a los efectos de las reflexiones que venimos realizando, la casa debe entenderse como nuestra familia o nuestra alma, y los chécheres, como aquellas cosas que preferimos que la gente no conozca y que no se nos obligue a hablar de ellas.

En Latinoamérica el refranero popular enseña que: “En cada familia existe una oveja negra”, para referirse con ello a la circunstancia de que en una familia siempre habrá por lo menos uno de sus integrantes que no cumple a cabalidad la rigidez de los valores que rigen el mundo y la sociedad de esa época. En otro sentido también podría formularse la opinión relativa a nuestras propias conductas, actitudes y convicciones que hemos escondido en eso que Sigmund Freud llamó el subconsciente y que actualmente los estudiosos de la mente humana han dado en llamar: niveles de conciencia interna. Hecho este deslinde, entonces se nos permitirá que coloquialmente opinemos que poco importa el mayor o menor grado de ocultación de nuestros defectos, desencuentros, desafectos, debilidades, ya que los mismos más tarde que temprano se verán reflejados en nuestras conductas y ocurrirá como lo afirma el apóstol Santiago, cuando se miden los valores de una persona según sus obras, de manera que este apóstol señaló: “por sus frutos los conoceréis”. A esta cita bíblica se la debe relacionar con aquella contenida en los evangelios según la cual “de la abundancia del corazón habla la boca”.

Todo lo anterior nos lleva a interrogar ¿Cuál o cuáles son las ovejas negras de nuestra familia? ¿Qué hemos realizado para que esas ovejas regresen al redil? ¿Hemos hecho lo necesario? ¿Hasta qué punto, -para preservar el buen nombre de nuestra familia y en detrimento de quien sufre la patología espiritual o social- hemos ocultado esas realidades que no nos gustan? En fin, solamente nosotros sabemos qué clase de chécheres poseemos, pero también, y ello es importante que se diga, también conocemos cuáles son las soluciones que debemos aplicar para modificar esa triste y cruda realidad.

Ofrezco mis excusas a los lectores, toda vez que he osado perturbar la tranquilidad y quietud de sus almas con el análisis de algunos temas de los cuales preferiríamos no hablar, pero cuya exhibición y discusión es necesaria, porque no hacerlo sería como permitir que, detectada una célula cancerígena, la misma se multiplique por negligencia de quien la posea o de aquel que teniendo obligación de evitar su reproducción no lo hace. Finalmente, para moligerar y flexibilizar el contenido de estas reflexiones, me permito desearles todo género de bendiciones, éxitos, salud y un sinnúmero de dones espirituales y materiales, siempre bajo la misericordia de Dios Padre, de Dios Hijo y Dios Espíritu Santo y con la intercesión de nuestra madre la Virgen María.

El pensamiento que transcribo de seguidas nos permitirá, de seguro, comprender que todos estamos dotados de capacidades y potencialidades para vencer cualquier obstáculo y modificar cualquier realidad en beneficio de la sociedad y de uno mismo: "El valor perfecto consiste en hacer, sin testigos, lo que seríamos capaces de hacer delante de todo el mundo."(François de La Rochefoucauld).

lunes, diciembre 10, 2007

Sobre el Perdón - Ligero de Equipaje

video

Este archivo de audio ha sido preparado con el propósito de brindar una herramienta de auxilio para aquellos que necesitan de un sueño reparador y también para quienes viven abrumados por la culpa, la preocupación, el fracaso y la derrota.

En este archivo de audio, fue valiosa la colaboración de mi colega, amigo, discípulo y asistente, el joven abogado Alejandro René Morales Loaiza.

domingo, noviembre 25, 2007

“LOS IMPOSIBLES: RELIGIÓN DE LOS QUE FRACASAN”

“LOS IMPOSIBLES: RELIGIÓN DE LOS QUE FRACASAN”

Por Prof. Dr. MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR.

Sábado: 24 de noviembre de 2007, 8 y 45 p. m.

Maracaibo-Estado Zulia.República Bolivariana de Venezuela.America del Sur.

El título de este artículo no es de mi autoría, lo he extraído de la presentación multimedia que lo acompañará y ciertamente, formará parte del archivo que se les remita a mis amigos y amigas, compañeros de ruta en la superautopista de la información. En principio debemos preguntarnos, cuántos de nosotros hemos vivido la experiencia de encontrarnos en una situación difícil, grave, calamitosa, de grandes obstáculos o simplemente sin solución aparente. Es precisamente, en estos momentos en los cuales la dificultad o los factores materializados en la referida situación, bien se traten de problemas económicos, familiares, morales, políticos, religiosos, existenciales, de salud, éticos o cualquier otro que pudiera perturbar nuestra existencia y nuestra felicidad y paz ; los que nos instan , la motivan a que afirmemos :que solucionar esos problemas es prácticamente imposible. De cierto les digo, que más de uno de nosotros ha transitado por esta fáctica situación. Es el mundo de los imposibles. El mundo de los obstáculos, el mundo de las vicisitudes, el mundo lo problemas, el mundo en el cual nuestra voluntad, nuestra iniciativa, nuestra fuerza, nuestra inteligencia, nuestra paciencia y nuestras reservas morales y físicas, parecieran que tienden a desaparecer o al menos ser vulneradas en su máxima potencia.

En esos aciagos momentos nuestro espíritu, nuestra voluntad, nuestra iniciativa, nuestra fuerza, sentimos que han desaparecido, que ese algo o alguien ha logrado derrotarnos y exponernos totalmente al fracaso. Cuando experimentamos tales momentos, nosotros asumimos que no podemos vencer los factores involucrados en tan " difícil situación". Resulta imperioso recordar que la historia de la humanidad está saturada de hombres y mujeres que les ha tocado vivir en condiciones de extrema gravedad. Algunos de ellos, les ha acompañado la miseria desde su nacimiento o lo que más grave, desde varias generaciones de sus ancestros. Otros viven o vivieron momentos o etapas en las que la tribulación, la tragedia y el caos ha visitado las puertas de su existencia; otro grupo ha sufrido las consecuencias de problemas vinculados con la moral, con la ilicitud de sus acciones, con su familia, con la enfermedad, con la pérdida de sus seres queridos etc. Entonces no debemos permitir victimizarnos, cuando enfrentemos las situaciones antes referidas. Lo que cabría en estos casos es autoanalizarnos, para precisar de una manera clara y determinante, cuál es la verdadera dimensión de nuestra voluntad, de nuestras fuerzas, de nuestro discernimiento, de nuestros propósitos y deseos de luchar para combatir lo que nos enferma, agobia o molesta. En una palabra debemos investigar cuál es la medida de nuestra fe. La fe amigo y amiga que lees este artículo: es la certeza de lo que no se ve y la seguridad de lo que viene. La fe es el motor más grande que el ser humano posee para obtener, lograr y conquistar lo que se haya propuesto. Nada es imposible para el que cree. Esta aseveración podemos encontrarla en la escritura sagrada, en la Biblia. Si solamente nos tomamos el tiempo necesario para buscar en el evangelio de San Lucas el capítulo 1, versó 37, sorprendemente hallaremos la siguiente palabra del Señor: " con Dios nada es imposible "(Lucas 1: 37 ).

Ya en otros artículos y reflexiones que he efectuado hace algún tiempo, que compartido con ustedes la expresión según la cual en la Biblia encontramos todo lo que necesitamos para vivir feliz, en paz y con todas nuestras necesidades satisfechas con sobreabundante medida. En ése libro sagrado, que es palabra de Dios inspirada, se encuentra el principio y fin de todas las cosas; del mismo modo nos suministra todo un catálogo de fórmulas para desarrollarnos en nuestro ciclo vital, de forma positiva, exitosa, saludable y próspera. En el ser humano el vocablo imposible debe ser desterrado, su coexistencia con el hombre es perjudicial, al punto de que lo disminuye, no lo deja crecer, lo vuelve temeroso desde el punto de vista patológico. Lo imposible como limitante de nuestro accionar, de nuestras actitudes e iniciativas, es un verdadero cáncer metastático, terminal, fatal, una verdadera sentencia de muerte a la prosperidad, a la buena salud, a la prosperidad, al éxito, al triunfo, al confort, a la paz y al amor de Dios. Esto último queda totalmente corroborado con otra cita bíblica de pertinencia necesaria: " Jesús le dijo: si puedes creer, al que cree todo le es posible" (Marcos 9: 23).

Observemos como es tan sencillo derrotar los imposibles y todos esos obstáculos que nosotros percibimos como infranqueables, invencibles y por lo tanto causantes de nuestra desgracia. En la palabra de Dios que acabamos de citar, conviene detenerse en analizar lo que Jesús de Nazareth pretendió decirle a quienes escuchaban, El habló de creencia, que en el contexto de la expresión, debe entenderse por fe. Es decir cuando nosotros creemos en nuestra inteligencia, en nuestra iniciativa, en nuestra actitud, en nuestra fuerza, en lo que hacemos y pensamos, ya hemos dado un paso gigantesco para vencer los imposibles. Vemos como Jesús afirma que el que cree todo lo puede. Esta palabra literalmente se refiere a la oportunidad que tiene aquella persona que es creyente, en el sentido no solamente de creer en sus capacidades y potencialidades; más bien creer además de lo anterior, y yo diría, principalmente creer en Dios, pues como ya se aseveró anteriormente para Dios no existen los imposibles, para El todo es posible. Ahora en ésta última palabra citada, evangelista Marcos nos reitera que Jesús aseveró que si tú puedes creer entonces todo te será posible. Precisamente aquí debo detenerme un momento para analizar con detalles la expresión del Señor. El afirma que si puedes creer, todo te será posible y en consecuencia podrás obtener, realizar, lograr, vencer cualquier obstáculo, dificultad o problemas que se te presenten. Entonces la cuestión se limita sencillamente no a los factores externos que aparecen o se perciben como apremiantes, urgentes o negativos. La cuestión se nuclea alrededor de tu voluntad: " si puedes ", consecuencialmente todo te será posible, todo lo lograras, todo lo vencerás, todo se te dará. El Señor considerando que tú has elegido "poder creer ", sin duda concederá lo que pides y por el hecho de que somos sus hijos y coherederos de la promesa de la buena nueva, de la salud, del éxito, de la felicidad, de la armonía, de la paz y de la vida eterna, lograras cualquier cosa que te propongas; aunque yo añadiría, siempre y cuando el propósito que te anima sea el que se encuentre en perfecto equilibrio con las leyes de Dios y de la humanidad.

Así que amigo y amiga que lees esta reflexiones, llegó el momento de echar por la borda todas aquellas cosas, criterios, tesis, ideas, opiniones, convicciones y creencias erradas que hasta este momento solamente han servido para sumirnos en el fracaso, en el complejo de inferioridad, en el no reconocimiento de nuestras capacidades, iniciativas y fuerzas para el cumplimiento de las metas trazadas. Fíjese que la cuestión no depende de la suerte ni del azar, ni siquiera de la resistencia de los " supuestos obstáculos”. Como ya ha quedado dicho, todo se resume en nuestra voluntad, la voluntad en seleccionar creer o no. Si creemos, entonces podemos. No obstante se debe aclarar que la creencia a la que se refiere este artículo se vincula más con la fe que con la creencia que yo he dado en llamar: " creencia biológica o mental”. Este tipo de creencia biológica o mental es la que deviene del reconocimiento o percepción de que poseemos ciertas áreas con gran fortaleza ( creencia biológica) y en el otro aspecto en virtud del entrenamiento mental, que se logra a través de ejercicios relacionados con nuestra mente- cerebro-cuerpo , lo cual genera la práctica reiterada de ciertos actos o simplemente la generación de pensamientos, ideas, sueños y todo aquello vinculado con el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro (creencia mental). Estas últimas categorías se refieren más específicamente a lo que algunos especialistas entre ellos el doctor José Silva, creador del método del control mental: Silva Mind Control International, han dado en denominar.PSICO-ORIENTOLOGÍA, ciencia que estudia el funcionamiento de nuestra mente, cerebro y sus orientaciones, al tiempo que va creando mecanismos para entrenar el cerebro y la mente en la consecución de fines. Es fácil percibir la diferencia: en el caso del control mental la fuerza creadora depende únicamente de nuestra voluntad y de nuestra mente aunque, en el caso de la fe más depende de Dios la consecución de cualquier fin que nos hayamos propuesto, que de nuestra propia fuerzas. Sin embargo hay que afirmar que son importantes los propósitos deseos y el desarrollo de los esfuerzos necesarios para lograr el objetivo. Pero insisto esto último también, para el caso de que carezcamos de ellos, Dios nos lo proveerá. Así está escrito: para el que si puede creer todo le es posible. Observa que curiosamente, la palabra de Dios asevera que ": SI PUEDES CREER”. Ese "SI "depende de ti y de nadie más. Así que ya no podemos eximirnos de responsabilidad, ya no podemos echarle la culpa a las circunstancias, ya no podemos echarle la culpa a la suerte o al destino, ya no podemos decir que la vida nos fue injusta o que no nos proveyó de suficientes recursos para ser feliz, próspero, miembro de una familia honorable, alegre, en paz y con el reconocimiento de Dios y de la sociedad. La reflexión estriba en la circunstancia de tu elección. Si has elegido ser un hombre o mujer exitosa, si has elegido creer, en el sentido de tener una fe dinámica, con certeza lo lograras y en ello es vital y determinante está fe que hace que todo sea posible.

Para terminar debemos citar al evangelista San Lucas cuando afirma: "con Dios nada es imposible" ( Lucas 1: 37 ). Efectivamente si nosotros permitimos que Dios se entronice en nuestra mente, en nuestro espíritu, en nuestro cerebro, nuestro corazón y le damos permiso para qué el guíe nuestra pensamientos, nuestras ideas, nuestras emociones, nuestras acciones, nuestro planes, nuestras metas, nuestra vida, seguramente viviremos sin el temor a que se presenten los imposibles, puesto que sabiendo que éstos se presentarán, porque forman parte de la vida, poco importa su presencia, ya que he decidido que si puedo creer y al creer nada será imposible, por el contrario todo lo puedo. Así también reza el texto de la escritura sagrada cuando afirma que: " todo lo puedo en Cristo que me fortalece". Esta reflexiones como ya he afirmado estén acompañadas de una presentación multimedia relacionada con lo imposible, que he tomado prestada para qué los destinatarios de este artículo puedan deleitarse y enriquecerse con los mensajes contenidos en cada una de sus diapositivas. Espero y aspiro que estas líneas sean de utilidad para quienes las lean, únicamente me motiva el deseo de poder ayudar a mi prójimo. Amén.... Y amén.

miércoles, octubre 03, 2007

" EL DIARIO VIVIR "

“El Diario Vivir”

- Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor -

Todos nos enfrentamos día con día con los tropiezos del vivir: las penas, las dificultades, las tribulaciones, los sinsabores, la soledad, la enfermedad, los problemas económicos, familiares, conyugales, políticos, religiosos, la incomprensión, la agresividad y un largo etcétera. Allí tenemos lo que particularmente he denominado "EL CATÀLOGO DE LA INFELICIDAD".Pero afortunadamente nosotros estamos dotados con las suficientes capacidades, fuerzas, actitudes, aptitudes, habilidades y destrezas para vencer todas y cada una de las situaciones contenidas en ese" CATÀLOGO".La primera: Una buena actitud para ver en el "problema" un reto a nuestra inteligencia y como tal nos obligará a pensar y desarrollar todas nuestras fuerzas para solucionarlo. ¿Pero y si no podemos? Entonces revisemos si hemos hecho todo para vencerlo ¿Aun así el problema subsiste? No temas porque es posible que eso que tu llamas "problema" no es mas que una situación que te está advirtiendo que hay áreas de tu vivir que deben ser modificadas para marchar hacia el éxito o tal vez ese "problema" es una larga consecuencia de errores cometidos en el pasado y que hoy necesitas enmendar para que ese "problema " desaparezca e inicies el camino a la verdadera felicidad.¿ Sabes cual es nuestro principal problema? Creemos que somos infalibles, pensamos que todo lo podemos sin ayuda de nadie, que nos merecemos todo sin realizar ningún esfuerzo, somos victimas de nuestras propias necedades: la vanidad, la prepotencia, la envidia, la ambición desmedida, la avaricia, la falta de solidaridad y otras. Quiero compartir contigo esta Reflexión: NADA EN ESTA VIDA ES GRATIS. La vida enseña que tienes que trabajar fuerte para lograr lo deseado, recuerda: "PERSEVERAR ES VENCER". La palabra de Dios es clara: TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE. Te sugiero que cada decisión que tomes o cada situación a la que te enfrentes, analízala, pide discernimiento al Espíritu Santo, una vez tengas la decisión, entrégale todos tus esfuerzos y la solución de la situación o problema a DIOS y pide igualmente la intercesión de nuestra Virgen Madre María. Si Dios está con Nosotros ¿Quien en nuestra contra? Amén.-

sábado, septiembre 08, 2007

Oración: " PARA LA REALIZACIÓN PERSONAL " por Prof.Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor

" ORACIÓN PARA LA REALIZACIÓN PERSONAL

Por : Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor

Jueves 05 de julio de 2007-07-05

Maracaibo-Estado Zulia.República Bolivariana de

Venezuela-América del Sur.

O R A C I O N P A R A L A R E A L I Z A C I Ó N P E R S O N A L

Señor te alabo y te bendigo en esta mañana y llevo en mi en la actitud fundamental de querer realizarme como persona .este ideal es noble y tú deseas que lo concrete a lo largo de mi vida. comprendo señor que debo desarrollar las mejores energías de mi ser solamente así podré expresar mi personalidad en forma .Tú me animas señor con tu decisiva influencia e inspiración a dedicarme de verdad a este esfuerzo que me integra plenamente,Señor quiero comenzar por aceptarme tal y como soy. Expulsa de mi mente y de mi corazón Señor de la preocupación por ideales que están más allá de mis posibilidades . Guíame Señor a través de lo que es útil y provechoso , para mi crecimiento personal , dame mi capacidad para ver siempre mi realidad y la de los otros , sin disfraces ni utopías.Guíame Señor para ser yo mismo, para manifestar todos mis sentimientos , para perfeccionar mi actitud frente a la vida a la luz de los criterios de justicia , verdad y amor. Amén y amen…

C O M E N T A R I O

.

Es hermoso conversar con el Señor ,alabarlo y bendecirlo , y en esta mañana como tema central de esta oración y de esta conversación , le hemos puesto de manifiesto al Señor nuestro deseo sincero de crecer y realizarnos personalmente. Pero esa realización y crecimiento personal ,hermano y hermana radioyente debe pasar por el tamiz de nuestro amor por el Señor y de un deseo sincero de querer vivir una vida conforme a los mandatos del Señor. Esa realización y ese crecimiento personal nos lleva a transformarnos interiormente para que vivamos una vida apegada a criterios de verdad, de justicia , de amor, de misericordia , de alegría y de paz. Hermano y hermana radioyente nunca se haga esclavo del juicio ajeno , siga solamente el juicio de su conciencia sin importarle lo que los demás piensan de usted. Busque los caminos de la verdad y del bien que proceden del maestro Jesús y se contienen en sus enseñanzas. Los caminos del mundo son tortuosos y sólo llegan al lado externo de las apariencias y de las vanidades locas. Nunca alcanzan a conocer y a amar las enseñanzas divinas. Viva siempre su vida dentro de los principios inspirados por la sabiduría . Usted solo da cuenta de sus actos y no de lo que piensen los demás .Amigo y amiga radioyente mire la vida que Dios le dio , como una oportunidad de practicar el bien, de ayudar al prójimo , no se pare en medio del camino , mirando hacia atrás como para medir lo que ya hizo o dejó de hacer. Mientras esté atado a su pasado, bueno o malo, estará dejando de practicar el bien. Amigo y amiga radioyente , de la mano a quien la necesite, una palabra de amor y de consuelo será siempre bien recibida como bendición que viene lo alto, una sonrisa dada con bondad cura muchos males y alivia muchos dolores. Vaya por la vida sembrando la esperanza y mucha alegría,.La recompensa vendrá después y en esta vida tan agitada , en esta vida que nos lleva a vivirla con mucha prisa y sin pensar , procure siempre estar calmado , no se canse viviendo agitado, como si su espíritu estuviese sin el aliento de la paz y de la tranquilidad propias de quien es justo y practica el bien .Amigo y amiga radioyente , la calma exterior es el reflejo de la paz interior de quien está bien con su conciencia y con Dios . No deje que las tensiones de fuera perturben su espíritu La algarabía del mundo ha de ser subordinada a la armonía interior de quién cumple su deber cotidiano, su deber cristiano, nunca a la causante de sus desgobiernos y de sus desórdenes. Sea siempre entonces un mensajero de la paz y del amor. Animo, gozo, alegría….

A C L A R A T O R I A

Amigos y amigas, esta oración con comentario incluido, forma parte
una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo ,ofrendaba
al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa
radial de opinión ,en el que participaba en compañía de una
periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o mas
(dependiendo de la Producción y/o de Master) a orar y analizar esa
oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros
actos, de nuestras, alegrías, tristezas.exitos, fracasos, tragedias,
tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar etc. Todo con la
intención de establecer como verdad aquella según la cual , Dios
siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien,
que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros
diseñado por el mismísimo Dios cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que ---parafraseando la escritura bíblica---" DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO” ,PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO, ES DECIR NUESTRO PERMISO Y AUTORIZACIÓN.


EL Señor es un caballero, y está siempre a las puertas de nuestro corazón,de-
sea le abramos y pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su
santidad, gozo, alegria,discernimiento, sabiduría, y sus infinitos
dones espirituales y materiales. Esa estación radioeléctrica está
situada---todavía está al aire ---en la ciudad de
Maracaibo-Estado Zulia-República Bolivariana de Venezuela-América del
Sur.Tambien por esas razones amigos y amigas ,es por lo que vengo
buscando personalmente, por Internet y otras vías, un programa o
convertidor, con el propósito de transferir mas de doscientos
audio casetes( que se están deteriorando y magnetizando por el
transcurso del tiempo, lo que impediría siquiera escucharlos, cuanto mas
regrabarlos ) al formato de disco compacto---para darle mayor
durabilidad a su contenido---y guardar en este disco compacto todas
esas oraciones ,difundirlas a la mayor cantidad de personas, de
manera que estas oraciones .sus comentarios y aplicaciones, puedan
ser de utilidad a las familias, a las personas que sufren, las que
viven deprimidas, con padecimientos físicos dolorosos, padecimientos
mentales espirituales y cualquier otro genero. Igualmente servirán
para ratificar nuestra fe y agradecimiento a Dios, para los que
afortunadamente viven felices, con prosperidad, con paz, alegría y con la
protección del Altísimo, de la Virgen, de los Santos etc. Por ello,
aunque el método que utilicé para este primer envío no es el apropiado
ni el adecuado, continuaré efectuando sucesivos envíos de estas
oraciones y sus comentarios con cierta frecuencia,-pues nada
impedirá que siga difundiendo " LA BUENA NOTICIA ". Agradeceré vuestra
ayuda en la consecución del convertidor .Lo económico lo erogaré de mi
patrimonio. Dios y la Virgen Maria les Bendicen . Amen y amen.

domingo, septiembre 02, 2007

ORACION: " PARA DESPUES DEL FRACASO " por Prof.Dr.Mervy Enrique Gonzalez Fuenmayor "

Título

ORACION PARA DESPUES DE UN FRACASO

Oración y Comentarios

autoría del Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor

Maracaibo, 01 de Septiembre de 2007

(Fragmentos elegidos de la sección: "MERVY GONZÄLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo-.Estado Zulia.- República Bolivariana de Venezuela.América del Sur).

O R A C I Ó N

Dios mío para evitar de quedarme a llorar y nada más , quiero dirigirte mi súplica a fin de que me ayudes a superar la amargura del fracaso. Necesito sentirte cerca de mi . Me aferro Dios mío a la esperanza de que no cesarás de ofrecerme tu ayuda aún cuando, todo , absolutamente todo pareciera derrumbarse. Ven a socorrerme con tu gracia Señor. Tú ¡ Oh Dios mío ! conoces bien este corazón que te habla y la buena voluntad de este hijo tuyo.Si las cosas no salieron bien, no fue Señor por falta de empeño, y sé también que debo adquirir experiencia .¡ Oh Dios mío ¡ ya sabes que fracasé. Tú, no deseas que esté triste y paralizado como si estuviera arruinado. Tú quieres Señor que sea fuerte para seguir adelante y volver a vivir. Te pido Señor que me concedas tu eficaz auxilio, y contigo al comenzar todo nuevamente, no habré de detenerme en el camino trayendo aridez e inutilidad a mi vida , Señor , si vino el fracaso déjame creer Dios mío , que fue únicamente para adquirir una verdadera madurez. Gracias Dios mío , por escucharme y venir en mi auxilio. Amén y amén…

C O M E N T A R I O

( APLICACIÓN A NUESTRA VIDA )

Cuando platicamos con el Señor y sentimos su presencia muy cerca de nosotros y le planteamos las dificultades que han surgido con motivo de nuestros fracasos, de nuestras adversidades , el Señor : como un bálsamo, como un ungüento ,como un elixir, borrará todas esas amarguras y todas esas tristezas, penas enfermedades que hoy pudieran agobiarnos. Por ello hermano y hermana radioyente , hoy debemos centrar nuestra atención en las consecuencias del fracaso. Ese fracaso que pudiera agobiar nuestra vida llenándola de infinita tristeza y de infinita amargura .Y es bueno saber que aún en estos momentos difíciles cuando tu vida parece estar arruinada, cuando tu vida parece estar totalmente aniquilada y que ya no tienes ganas de vivir o al menos te sientes deprimido: El Señor está contigo. El es nuestro auxilio, nuestro socorro , nuestra roca, nuestra fuerza. El sufrimiento amigo y amiga radioyente es regalo de Dios. Alguna vez se imaginó usted , solo entre gozos , placeres, riquezas , siempre con buena salud, rodeado de amigos, sin ninguna sombra que pueda entristecerlo. Está claro, ¿Quién no está tentado a vivir en esa hermosa realidad ? Pero déjame decirte que ese hedonismo , que es la cultura del placer, en esta dulce vida ,no es una situación ideal. ¿ Como tendría entonces, tiempo y voluntad para pensar en sus mayores valores que son los espirituales y los eternos, si tuviésemos una vida llena, simple y llanamente , de placeres y de comodidad ? No podrías pensar entonces, en esos valores trascendentales de la espiritualidad y la eternidad.

No se olvide de que aquí estamos nosotros como peregrinos y que Dios de vez en cuando no despierta con una prueba para hacernos pensar en El, saquemos siempre algo provechoso de las dificultades por las que nosotros pasamos y de las adversidades que nos sobrevienen en esta vida terrenal, por ejemplo contemplemos, hermano y hermana radioyente, un Rosal: en el nacen bellas rosas en medio de incómodas espinas, miremos aquellos lirios del pantano ¿de dónde vienen ? y que bellas flores producen . Así debemos ser nosotros ante los tropiezos que la vida nos trae .No te atormentes, no aumentes dentro de ti mismo esa dificultad, dentro de todas esas cosas que estás viviendo y que te parecen tan feas y horribles y tan graves, recogerás con posterioridad una preciosa recompensa. Alegrémonos, alegrémonos también, con los acontecimientos felices de nuestros semejantes. Siempre que tengamos oportunidad de felicitar con sincera alegría el bien o el progreso de otras personas--ciertamente--- atraeremos hacia nosotros la prodigalidad del pensamiento divino a nuestro favor. Es recibir el bien que nosotros deseamos, sin otra intención que la felicidad del semejante, en la medida en que tu te alegres por el bien de los demás en esa misma medida el Señor va a premiarte, porque primero debemos amar al prójimo como a nosotros mismos :para poder amarnos a nosotros y amar al Señor. Porque el Señor que nos creó a su imagen y semejanza nos dio también la oportunidad de soñar, de querer, de luchar y conquistar las cosas que nos pueden traer confort , bienestar y lo más importante la paz espiritual, la paz que viene de Dios .Animo ,Gozo ,Alegría…

N O T A D E L A U T O R

Amigos y amigas, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Master) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras, alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que -parafraseando la escritura bíblica- “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. ES DECIR, NUESTRO PERMISO Y AUTORIZACIÓN. El Señor es un caballero, y está siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales. Esa estación radioeléctrica está situada -todavía está al aire- en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República Bolivariana de Venezuela, América del Sur. También por esas razones amigos y amigas, es por lo que vengo buscando personalmente, por Internet y otras vías, un programa o convertidor, con el propósito de transferir más de doscientos audio casetes (que se están deteriorando y magnetizando por el transcurso del tiempo, lo que impediría siquiera escucharlos, cuánto más regrabarlos) al formato de disco compacto -para darle mayor durabilidad a su contenido- y guardar en este disco compacto todas esas oraciones, difundirlas a la mayor cantidad de personas, de manera que estas oraciones, sus comentarios y aplicaciones, puedan ser de utilidad a las familias, a las personas que sufren, las que viven deprimidas, con padecimientos físicos dolorosos, padecimientos mentales espirituales y de cualquier otro género. Igualmente servirán para ratificar nuestra fe y agradecimiento a Dios, para los que afortunadamente viven felices, con prosperidad, con paz y con la protección del Altísimo, de la Virgen, de los Santos, etc. Por ello, aunque el método que vengo empleando para estos envíos no es el apropiado ni el adecuado, continuaré efectuándolos, lo mismo que sus comentarios, con cierta frecuencia, -tardé muchas horas para desgrabar y luego transcribir, corregir, etc.- pues nada impedirá que siga difundiendo LA BUENA NOTICIA. Agradeceré vuestra ayuda en la consecución del convertidor o del programa que lo contenga, por supuesto que el aspecto económico lo erogaré de mi patrimonio. Dios y la Virgen María les Bendicen. Amén y amén.

lunes, agosto 20, 2007

" VIVIR Y DEJAR VIVIR: UNA FORMULA PARA NO METERSE EN PROBLEMAS "

" VIVIR Y DEJAR VIVIR: UNA FORMULA PARA NO METERSE EN PROBLEMAS "

Por: Prof. . Dr.Mervy Enrique González Fuenmayor

Domingo 19 de Agosto de 2007, 9 Y 45 minutos de la noche.

Maracaibo-Estado Zulia.República de Venezuela .América del Sur.

El título de la presentes reflexiones conllevan a un grueso sector de la población a asumir una actitud que es exageradamente común en los momentos actuales en nuestra sociedad Es tan recurrente está fórmula de vida, que algunos han llegado hasta afirmar que si "no te metes con nadie ·” , y dejas que cada quien actúe como mejor le parezca, siempre y cuando este tipo de conducta no te cause ningún perjuicio, entonces eso no es tu problema, si no se vincula con los tuyos ( familia y entorno ) y mucho menos se relaciona con tu modo de vida, decisiones y forma de conducirse de los miembros de tu núcleo familiar y de tu parentela. Esta particular manera o fórmula de vivir nuestra vida, es a los ojos de la presente sociedad y del mundo: " una conducta, una actitud muy buena de quien la práctica como un esquema de vida". Por ello ser bueno, para muchos es asumir con naturalidad---- aún conductas rayanas en lo inmoral, tales como el latrocinio, las desviaciones sexuales, la conductas agresivas, la intolerancia, el peculado o hurto de los dineros públicos, y otras muy usuales----- aquellas conductas, actitudes, situaciones, valores etc. que aunque sean censurables, no nos afecten a nosotros mismos, a nuestro núcleo familiar o a nuestro entorno. En una palabra, es el ejercicio de la indolencia, de la ausencia de solidaridad, de la negación de los valores más supremos de la convivencia humana--- como lo son: la justicia, la verdad, la solidaridad, el amor al prójimo, la autenticidad, la integridad--- y también la negación de la esencia misma del ser humano, el cual creado a imagen y semejanza de Dios, participa de sus características y sobre todo en lo referente al amor, la misericordia, la piedad, la caridad, la verdad y un sentimiento de coexistencia con sus congéneres que lo llevan a realizar e incluso actividades que ponen en riesgo su propia vida para salvar la de otra persona. Ciertamente la palabra de Dios nos enseña que es indescriptible, indefinible e imposible de expresar con palabras, la gracia y misericordia que obtiene de Dios, aquel: " que da la vida por un amigo". Y aquí la palabra de Dios lo que realmente nos traduce es que cualquiera que da la vida por el prójimo adquiere gracia y bendición ante nuestro creador.

Causa tristeza y mucho dolor emocional, la prevalente actitud actual que se materializa por la circunstancia de que la mayor parte de los seres humanos, les importa un bledo los sufrimientos, necesidades, obstáculos, problemas y dificultades por las cuales atraviesa su prójimo o su semejante. ¿Cuántos de nosotros hemos presenciado algún accidente de tránsito u otro tipo de situaciones , en las cuales han resultado lesionados algunas personas y sin embargo actuamos como alguno de los personajes indolentes , que intervienen en la parábola del buen samaritano , al seguir de largo, no deteniéndonos para ayudar al necesitado, herido , enfermo o lesionado ?. En esta parábola en la cual solamente uno de los viajantes ---- precisamente el oriundo de Samaria---- se detuvo para ayudar a la persona que había sido víctima de unos asaltantes y que después de golpearlo lo dejaron a su suerte. Y este samaritano no solamente se detuvo y le prestó ayuda, sino que además pagó por adelantado los días que el lesionado podría ocupar en una pensión, con ocasión de su convalecencia o restablecimiento. Así ocurre generalmente en nuestra vida cotidiana. Pensamos primeramente nosotros, en segundo término: en nosotros, en tercer término: en nosotros y si hubiese una cuarta hipótesis, también pensaríamos en nosotros. Tratamos de evadir nuestra responsabilidad con argumentaciones baladíes, triviales e insustanciales, para no cumplir con nuestra obligación de seres humanos, de cristianos, de ciudadanos en procura de ayudar al necesitado y ser solidario con quien se encuentre un momento de tribulación, tragedia o dificultad. Yo me pregunto ¿ Cuando nosotros estamos en problemas, no nos gustaría acaso, que alguien nos ayudara ? ¿ Ahora, si nosotros no hemos sido solidarios, tolerantes, piadosos, caritativos o simple y llanamente humanos, porque entonces debemos esperar que nos ayuden? Estas interrogantes, más que ellas sus respuestas, son dramáticas y realmente deberían tocar nuestra fibra más íntima. Ellas nos desplazan por las vías de la reflexión y del papel o función que nosotros cumplimos, estamos cumpliendo o deberíamos cumplir en el ciclo vital que nos ha tocado. Precisamente esta reflexiones, que me permito hacer en este domingo 19 de agosto de 2007, cuando n son aproximadamente las 9 y 45 minutos de la noche, devienen de una de las lecturas que se proclamaron en la eucaristía de este domingo 19 de agosto, específicamente la segunda lectura referida a la carta del apóstol san Pablo a los hebreos, capítulo 12, versos 1-4.

En el contenido de ese extracto, de la carta a los hebreos, emerge con gran fuerza una extraordinaria enseñanza, la cual en mi humilde opinión se localiza en el siguiente texto: " mediten, pues, en el ejemplo de aquel que quiso sufrir tanta oposición de parte de los pecadores, y no se cansen ni pierdan el ánimo, porque todavía no han llegado a derramar su sangre en la lucha contra el pecado". Y en otra parte de ese mismo extracto leemos lo siguiente: "El en vista del gozo que se le proponía, aceptó la cruz, sin temer su ignominia, y por eso está sentado a la derecha del trono de Dios". Y continúa la escritura enseñándonos: "..... Rodeados, como estamos, por la multitud de antepasados nuestros, que dieron prueba de su fe, dejemos todo lo que nos estorba; librémonos del pecado que nos ata, para correr con perseverancia la carrera que tenemos por delante, fija la mirada en Jesús, autor y consumador de nuestra fe.... ".

Las citas bíblicas son contundentes para rechazar, esa fórmula que la mayor parte de nosotros ha aceptado como buena y como efectiva para llevar una vida tranquila y alejada de los problemas. La enseñanza de ese texto sagrado radica en la obligación primaria que tenemos todos los seres humanos de luchar por el establecimiento de la verdad en cualquier situación en la cual nosotros no veamos involucrados, bien como parte de la misma, como testigos de derecho o como meros espectadores. Nos enseña la palabra de Dios que no es correcto, adecuado y mucho menos cristiano, " hacernos de la vista gorda "---- lo latinoamericanos usamos esta expresión, cuando no queremos involucrarnos en los problemas de otros o simplemente fingir que no hemos visto nada de lo que ha acontecido en nuestras propias narices---- o ser indolentes, ajenos al mal de nuestro prójimo o mostrarnos como ignorantes de una situación injusta cuyo clamor llega el cielo. De allí que se impone más temprano que tarde un cambio en nuestra actitud y forma de vivir nuestra vida, porque de lo contrario nuestra ancianidad, si es que llegamos a ella, va ser tortuosa y cargada de recuerdos que dirán y gritarán cosas, hechos y situaciones en las cuales no supimos comportarnos como verdaderos humanos, cristianos y guardando siquiera una pizca de solidaridad, caridad, amor al prójimo y lo que es más importante: el amor a Dios. Quien practica el bien, práctica también el evangelio y en consecuencia la palabra de Dios, y por ello ganará su aceptación, su misericordia, su amor y lo mas valioso : la vida eterna.

Amigo y amiga que lees estas reflexiones, te ofrezco todas las excusas que tú aspiras, pero no puedo quedarme callado ante las injusticias y el modo de proceder de alguno de nuestros congéneres. No me refiero a ti. Pero si a los que actúan de esa manera cómoda, inhumana y egoísta. He sido --- y lo seguiré siendo--- un convencido de que es mil veces preferible tener muchos problemas, incluso , perder la vida por hacer el bien, que perderla por hacer el mal o evadiendo nuestra suprema responsabilidad de hacer el bien. Esa palabra de Dios que hemos transcrito, en el extracto ya señalado, nos indica que prácticamente nosotros no hemos sufrido absolutamente nada, en relación con el cumplimiento de nuestro deber.. Si nos detuviéramos a examinar concienzudamente esa palabra de Dios, nos daremos cuenta que san Pablo parafraseando parte del contenido de los evangelios, nos señala que no debemos perder el ánimo, porque todavía no hemos llegado a derramar nuestra sangre en la lucha contra el pecado. Imaginémonos entonces lo que nos falta para alcanzar el grado de excelsitud de un buen hijo de Dios, cuando difícilmente estaremos dispuestos a derramar nuestra propia sangre para ayudar a otro o simplemente para luchar contra el pecado. Eso es lo que nos exige como mínimo el perfil de un ser humano bondadoso, justo, auténtico, probo, honesto, solidario, transparente, integro y altruista. Si nosotros hemos incorporado a nuestros patrones de conducta el hacer el bien a los demás, la palabra del Señor transcrita nos insta a seguir haciéndolo, no obstante la vida nos siga presentando en contra nuestra: ingratitudes, inconsecuencias, injusticias, calumnias, difamaciones, pesares, campañas de descrédito, situaciones económicas de dificultad o calamitosas y otras que no causan daño no solamente nosotros si no a nuestra familia y a nuestro entorno. Todavía ---seguramente--- nos faltarán pruebas, entre ellas la probabilidad de derramar nuestra propia sangre como sacrificio a la verdad, a la justicia o meramente en el combate en contra del mal… o del pecado como reza la palabra de Dios prealudida. Recibe de parte de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra madre Santísima Virgen María abundantes e infinitas bendiciones, y muchísimos dones espirituales y materiales. Amen y amen.

Su hermano en Cristo Jesús : Prof..Dr.Mervy Enrique González Fuenmayor .

jueves, abril 05, 2007

" EL SUEÑO DE UN PROFESOR UNIVERSITARIO "

SUEÑO DE UN PROFESOR UNIVERSITARIO

Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor

- Sábado, 24 de marzo de 2007. 2:40pm -

Maracaibo, Venezuela, América del Sur

H
OY ES SÁBADO, pero no sábado cualquiera, mi ciudad está radiante, su calor y su sol parecieran renovados. Flota en el ambiente el clima de los días santos que se acercan con ocasión de la Semana Mayor que los católicos cristianos, según nuestra profesión de fe conmemoramos y celebramos. Es uno de esos días en los cuales me invade una profunda mezcla de impotencia, tristeza y coraje. Estos sentimientos, materializados tal vez por las condiciones de modo, tiempo y lugar en las cuales se desarrollan la multidiversidad de actividades generadas por cada uno de los miembros de la sociedad, lo mismo que sus instituciones; sólo y como he referido anteriormente, tal vez constituya la causa de tan poco agraciado estado de ánimo. Aún así está efímera situación emotiva que barniza mi existencia en estos momentos, no es capaz de extinguir el optimismo, la esperanza y el sueño de quienes estamos casados con el futuro, con la justicia, con la verdad, con la fe en que los seres humanos siempre tienen oportunidad de cambiar y de quien considera que estos, no son malos per. se, sino más bien se han transformado en seres poco confiables, muy poco bondadosos y poco obsequiosos con la solidaridad. Es así y por ello, la esperanza y la bondad que en todo hombre radica, es garantía de que pase lo que pase, al final del camino la verdad, la justicia, el amor siempre triunfará, aunque este final ocurriese después de una gran guerra de sentimientos, emociones, conductas, actitudes, en las cuales éstas escaramuzas o batallas en las cuales estén involucrados estos aspectos, sean perdidas por su lado bueno y por la justicia.

El introito anterior es más que propicio para relatarle a los amigos y amigas, y aquellos que no lo son, la trama de un sueño que ha venido siendo recurrente en los últimos diez años aproximadamente. Ese sueño realmente amenaza con convertirse en una pesadilla. Esta afirmación deviene de la circunstancia, de que los hechos que se entretejen en la madeja de la trama, no son precisamente éticamente buenos o correctos y sus consecuencias obviamente tampoco lo son. En las escenas que de acuerdo con el contenido de ese sueño y que para mi fortuna son escenas a color, ya que tengo el privilegio de soñar en colores, a diferencia de muchos pesimistas que todavía siguen soñando en blanco y negro. Para este tipo de personas el enfado, el pesimismo, el derrotismo, la carencia de fe y esperanza, se traduce en eso: todo lo ven en blanco y negro, como si nada valiese la pena para alegrarse o simplemente tener momentos de felicidad plena. Para estas personas ni siquiera las tecnologías tan elevadas de hoy han permitido cambiar sus miserables esquemas de vida por otros que puedan fácilmente transformar sus opciones y metas en verdaderas fuentes de amor, alegría, justicia, prosperidad, bienestar y confort. Pero retomando el relato y ofreciendo mis excusas por la digresión en la que incurrí, y con vuestro permiso, inmediatamente comienzo por narrar, lo que mi mente ha retenido de ese sueño rayano en pesadilla. El escenario es una Facultad integrada por varias Escuelas de una Universidad Centenaria de América Latina. De ésta egresan Abogados, Licenciados en Ciencias Políticas y también Licenciados en Trabajo Social, es decir, profesionales vinculados a las ciencias jurídicas y sociales pero en campos que, si bien son diferentes, sus coincidencias son notorias y abundantes. Dentro de ese sueño intervengo o participo asumiendo el personaje de catedrático de las Escuelas de Derecho y de Trabajo Social en compañía de otros profesores y profesoras. Hay catedráticos y catedráticas jóvenes, muy jóvenes, adultos, algunos lindando en su madurez y otros absolutamente maduros casi tocando el comienzo de la ancianidad. Del mismo modo -en el sueño - los hay con muchísima ética, con muy poca ética y otros con ninguna ética. Esta calificación no se genera ni deviene de la valoración del soñador, ya que existen hechos en ésa trama que permiten que esta calificación se ajuste y sea adecuada con lo que ocurre en ese sucedáneo acontecer onírico.

En el sueño en cuestión no se soslaya la actividad de los otros miembros de esa comunidad universitaria, como lo son sus estudiantes y el personal administrativo y obrero, los cuales también ejecutan o permiten que se realicen actos muy éticos, poco éticos o sin ninguna ética. Pero ya volveremos en párrafos posteriores a examinar cada uno de estos personajes. Por de pronto se centrará la atención en el caso de los profesores y profesoras, y repito que el contenido de este artículo no es más que la expresión de un profesor que experimentando este sueño recurrente, ha decidido plasmar de manera impresa lo que en ese sueño ocurre frecuentemente y que atormenta al profesor-soñador, por la inmoralidad, corrupción y transgresiones al Derecho, a la Moral y a las Buenas Costumbres, por lo que cualquier parecido con la realidad bien sea de mi Universidad, de mi Facultad, de mis Escuelas, como de las Universidades, Facultades o Escuelas de nuestro país Venezuela o de cualquier otro, es una mera coincidencia. (Esta observación es importante, para que no sea motivo en el futuro de malos entendidos, y que pudiera tomarse como fundamento para imputárseme hechos, afirmaciones, opiniones o criterios que no he expresado, porque insisto las reflexiones, narraciones, relatos y descripciones que este artículo se realizan, son tomados de un sueño y no de la vida real. Por ello si alguien o algo se ve reflejado en lo que aquí cuento, reitero es pura coincidencia).

En el orden que nos hemos propuesto, refirámonos a los profesores y o catedráticos de ese sueño. Una gran cantidad de ellos, no dictan regularmente sus clases, sólo se les ve aparecer cuando se escenifican actos protocolares, solemnes y otros conmemorativos a alguna efemérides y en cuyo escenario de conmemoración o celebración se encuentren las autoridades más altas de la facultad, escuela, departamento o de las autoridades rectorales o que jerárquicamente estén por encima de ellos. Se les conoce con el apelativo de exhibicionistas, pues solamente les interesa que se les vea por parte de quienes sobre ellos ejercen labores de supervisión, dirección en orden al cumplimiento de sus obligaciones. Por supuesto que esta actitud carente de toda ética, genera cierto prurito y escozor en los otros docentes que sí cumplen con sus tareas y deberes universitarios cabalmente. Pero la situación no se concreta únicamente a este aspecto. Puede mencionarse también el derivado de su actuación referida al dictado de clases propiamente dicho, actividad en la cual estos pseudo profesores evidencian una gran incompetencia, incapacidad, o por decir lo menos una pereza muy propia de quienes han elegido el camino de no trabajar y vivir a costa del trabajo de los demás. Es triste, pero en el sueño sucedió así. Además la evaluación, como un segmento integrador del acto educativo, viene a constituir para esta especie de docente, una muy lucrativa labor, habida cuenta de que la mayor parte de ellos (los pseudo profesores) recibe como pago por la aprobación de los exámenes de las cátedras que dicta, sumas en dinerario y otros, los más degradados, optan por el cobro en especie, bien sea alimentos, bebidas, artículos de lujo o del hogar y los más pervertidos, seleccionan pagos en especies corporales, léase: "operación colchón", independientemente de que se trate de mujeres u hombres, en virtud de que los antivalores, la prostitución y la abominación que en el exterior universitario se materializan, y que también poseen intramuros un cierto patrón de conducta, que aunque no es mayoritario, por lo menos resulta evidente.

Lo anterior no excluye lo referente a la evaluación que se debe realizar y que estos pseudo profesores no realizan, o cuando la efectúan median motivos oscuros e inconfesables. En el sueño ellos generalmente no corrigen, por las situaciones ya comentadas y además y porque la pereza o la dedicación a otros asuntos se lo impide. Por ello apelan al expediente fácil de aplazar a la mayor parte de los cursantes o simplemente le colocan la mínima nota para la aprobación de todos los estudiantes. A este drama debe adicionarse el enojoso ejemplo que algunos profesores o falsos profesores muestran, cuando incluso por palabras emitidas por sus propios labios, han manifestado tener a la universidad como un medio alterno de obtención de recursos o como complemento del salario que devengan en otra actividad, como aquellos que se dedican simultáneamente a la judicatura y a la docencia, al ejercicio profesional y a la docencia, a la actividad mercantil y a la docencia, al ejercicio de cualquier otra actividad que va desde la santería, conferencistas de la nueva era, espiritistas, fanáticos de algún culto o idea, políticos de oficio, dirigentes gremiales universitarios o no, educacionales o no, los que realicen actividades religiosas ocupando en ellas la mayor parte del tiempo y negándoselo a su actividad universitaria; en fin todos los pseudo profesores que aprovechándose de la institución universitaria, violan, transgreden y conculcan el orden normativo universitario, anteponiendo sus intereses muy personales, económicos, políticos, sociales, religiosos, académicos y de otro tipo a los de nuestra Alma Máter. Así lo he vivido y visto en ese sueño.

En esa pesadilla-sueño que me atormenta y que se ha convertido en un episodio recurrente, dada la elevada dosis de antivalor, corrupción y deshonestidad que lo caracteriza, ocurren otras situaciones que para mí resultan de gran tristeza narrar en este artículo. Y es que en esta pesadilla durante los últimos diez años, se han posgraduado más profesores o pseudo profesores, que en todo el anterior tiempo de existencia de la Universidad. Así el Licenciado en Trabajo Social, se gradúa también de Abogado, así como éste último aprovecha y se gradúa también de Licenciado en Trabajo Social, en cuanto a la carrera de Ciencia Política, todavía en mi sueño no aparece esta graduación, tal vez porque todavía no ha egresado la primera promoción de esa escuela (según mi sueño). Pero si continuamos en el tema, el sueño también nos revela en algunos de sus episodios, que no solamente se obtienen todos los títulos que en esa facultad se otorgan en el pregrado, ya que, los títulos de especialidad, maestría y doctorado también son "obtenidos" por eso pseudo profesores. De allí que no se sorprenda amigo lector de que la facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas a la que el sueño se refiere, posea en toda la universidad en la que se inscribe, el mayor número de pseudo profesores que exhiben la mayor cantidad de títulos, verbigracia, el abogado también es doctor en derecho, es magíster en por lo menos uno de los programas de maestría que se ofrece en la facultad, aunque en el sueño recuerdo que muchos de ellos tenían casi todo los títulos de magíster de los programas que se ofrecen, en decir son abogados, doctores en derecho, magíster en derecho o del trabajo, derecho procesal civil, intervención social, ciencias penales y criminológicas. No bastando ello, también se hacen especialistas, en las diversas especialidades que la facultad oferta, por ello son especialistas en derecho del niño y del adolescente, y en cualquier otra que se dicte. Pero además, en la pesadilla que asiduamente vivo, hoy aparecen otros episodios que se vinculan a los nuevos doctorados que la facultad ofrece y en el sueño en cuestión esos mismos personajes como son los pseudo profesores, también han obtenido o están en vía de obtención de los doctorados en derecho, y otros que en este momento escapan de mi memoria. Igual sucede con los licenciados en trabajo social estos al obtener el título de abogado, repiten la historia de estos últimos en las condiciones que ya he narrado.

Si no nos hubiésemos anticipado en el largo introito de este artículo, parecería un éxito de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de esa centenaria Universidad, que sus profesores hayan logrado semejante patrimonio académico. Pero la situación, lamentablemente, no obedece al espíritu creador y de superación de aquellos, sino más bien obedece -según el sueño- al conjunto de irregularidades que se producen para que estos pseudo profesores obtengan los títulos mencionados. Entre otras cosas el sueño me reveló, que los mismos no acuden a clase, no presentan ninguno de sus exámenes ni trabajos de investigación a los que se les obliga para efectuar la evaluación en ésas especialidades, doctorados o programas de maestrías. Para el caso de que acudan en algunas ocasiones, lo cual es poco probable, entonces cuentan con docentes de su misma naturaleza, origen y hábitat, lo cuales se prestan para aprobarlos sin que se cumplan los requisitos exigidos por la ley, reglamentos y resoluciones.

Hace tiempo, y me perdonan otra nueva digresión, escribí para el diario Panorama que se publica en la ciudad de Maracaibo, república de Venezuela, América del Sur, una artículo que intitulé “TITULITIS. MAESTRITIS. DOCTORITIS”. Y a cuyo texto me remitiré para que el lector pueda abundar en algunos de los argumentos y causas por las cuales esta fenomenología se produce. Pero lo peor amigos y amigas que me leen es que el daño que se le causa a la sociedad, a la universidad, y al destinatario los servicios de estos pseudo profesionales, es de tal gravedad que con el correr del tiempo y yo diría en un mediano plazo, las consecuencias trastocarán los cimientos de esta sociedad que como ya se ha visto ha venido reconstruyéndose sobre una fantasía, sobre una quimera, sobre la mentira, sobre el engaño, sobre el fraude, sobre la incapacidad y la mediocridad , sobre el dolo, sobre la corrupción, sobre el facilismo, sobre la deshonestidad y la carencia de probidad, sobre los intereses particulares y los más bajos instintos y pasiones de quienes por seguir el camino fácil, expedito y libre de sacrificios, quieren coronar con éxito lo que no se merecen. Por ello también en el sueño o pesadilla, reconfortan las palabras del maestro Jesús Enrique Losada quien manifestó en alguna oportunidad: “ES PREFERIBLE MERECER SIN OBTENER, QUE OBTENER SIN MERECER”.

En el estilo propio de nuestra escritura, de seguidas me permito, y solamente con fines pedagógicos, citar un fragmento de la escritura sagrada según la cual: "no olvides mis enseñanzas hijo mío; guarda en tu memoria mis mandamientos, y tendrás una vida larga y llena de felicidad, no abandones nunca el amor y la verdad, llévalos contigo como un collar. Grábatelos en la mente, y tendrás el favor y el aprecio de Dios y de los hombres. Confía de todo corazón en el señor y no en tu propia inteligencia. Ten presente al señor en todo lo que hagas, y el te llevará por el camino recto. No te creas demasiado sabio; honra al señor y apártate del mal; esa es la mejor medicina para fortalecer tu cuerpo!” (Proverbios 3:1-8). De esa palabra de Dios el seudo profesor de mis pesadillas debe aprender muchísimo, entre otras cosas lo primero tiene que ver con la observación, el cumplimiento, o por lo menos tratar de cumplirlos, los diez mandamientos, aunque resulte pertinente, agregar a esto que Jesús Cristo nos enseñó que nadie se salva por el cumplimiento de la ley, porque es imposible que el hombre cargado de tantos pecados y tan frágil en virtud de la tentación de la carne, pueda cumplirlos, por ello es nos trajo un mandamiento nuevo, el cual moligera y suaviza todo el decálogo y la ley mosaica “AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODAS TUS FUERZAS Y POR ENCIMA DE CUALQUIER OTRA COSA Y AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO”. No obstante, Jesús no vino a abolir la ley, sino al cumplimiento de su misión salvífica y a revolucionar las estructuras de una sociedad pervertida, degradada y consumiéndose en su propia perdición. También evidencia esa lectura bíblica que la verdad, la justicia y el cumplimiento de nuestros deberes con el señor, en definitiva son el cumplimiento de los deberes nuestros en la sociedad y constituyen el camino auténtico hacia el éxito, la felicidad y la grandeza material y espiritual del ser humano.

Otro fragmento de la Palabra de Dios que merece ser citado es el siguiente: “Hay seis cosas, y hasta siete que el señor aborrece por completo: los ojos altaneros, la lengua mentirosa, las manos que asesinan a gente inocente, la mente que elabora planes perversos, los pies que corren ansiosos al mal, el testigo falso y mentiroso, y el que provoca peleas entre hermanos”. (Proverbios. 6:16-29). La sentencia de este texto bíblico de verdad que causa terror en los pseudo profesores de mi pesaroso sueño, están subsumidos esos aborrecimientos manifestados por el Señor y por intermedio de sus profetas. Sus conductas son perversas, sus planes para obtener lo que no merecen, por atender la mentira y el engaño, por correr y ansiar el mal, ya que lo que se obtiene en franca violación a la verdad, a la justicia y al cumplimiento de requisitos dirigidos a cualquiera, sin discriminar su condición de docente o no, para lograr grados, posgrados y especialidades, es evidencia del mapa trazado por esos especimenes que de alguna manera constituyen el emblema del maligno y el icono de lo antiuniversitario, antiacadémico, inmoral, ¿y por qué no decirlo?, también delictivo.

Por ello no se sorprenda amigo lector o lectora, si de la facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas existente en el sueño que me persigue dónde vaya, se encuentra o se cruza en su camino con alguno de estos “ERUDITOS DE PAPEL" que seguramente le esgrimirán “SUS CREDENCIALES” para exhibir capacidades, competencias y habilidades, para lograr que usted quede anonadado por esos extraordinarios dones de su circunstancial y cercano congénere. Seguramente ya algunos estarán especulando sobre presuntas heridas no cicatrizadas preexistente en el autor de este artículo o también acerca de algún resentimiento que pueda poseer por causas diversas. Ante esta especulación es de afirmar que mi expediente como catedrático de la Universidad del Zulia, está a la disposición de cualquier persona en una dependencia que se llama CEDIA adscrita al Vicerrectorado Académico, y al mismo tiempo reposa en la Escuela de Derecho de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de esa Centenaria Universidad del Zulia, en el departamento del CEDIA Seccional Derecho. He de advertirles, que mi expediente está, y me perdonan lo folclórico: “como revista de barbería”. Expresión que se utiliza en mi país y en Latinoamérica, para referirnos al material de lectura que encontramos en los lugares públicos en los cuales debemos esperar nuestro turno para ser atendidos, como por ejemplo consultorios médicos, farmacias, bancos, oficinas públicas, barberías, etc. Materiales de lectura que se encuentran ajados, manoseados, deteriorados y en algunos casos rotos, ello debido al continuo y desmedido uso de quienes frecuentan el lugar. Lo mismo sucede con mi expediente, ya que cualquier persona que se sienta tácita o expresamente aludido por alguno de mis artículos, conferencias, charlas, libros, así como opiniones, tesis, entrevistas o programas de radio, lo primero que suele hacer es revisar mi transitar académico, mi expediente como catedrático, así como hurgar en mi vida pública y privada, con el deseo -inútil y fallido por supuesto- de encontrar conductas que se me puedan atribuir y que sean contrarias a la moral, las buenas costumbres y al Derecho. No soy un santo, pero tampoco un demonio. Soy un pecador, pero trato como pecador que busca y camina el camino de la santidad, no caer, y si lo hago, tengan la seguridad amigos lectores que esa caída no será por la misma causa o por un anterior. Ya lo han vivido y nos los han enseñado los diferentes santos y mártires de nuestra iglesia católica: “la diferencia entre un pecador y uno que camina hacia la santidad, es que el primero cae y se queda en el suelo, en cambio el otro se levanta y sigue su marcha y cuando vuelva caer, seguramente lo hará por causa distinta a aquella por la que cayó la primera vez. Dice la palabra de Dios que siete vez cae el justo y siete veces Dios lo levanta”. Esta evocación y cita viene a resaltar que lo importante es el deseo y efectivo paso para cambiar, mientras esto no ocurra seguiremos en el camino de la oscuridad. Y nosotros los docentes somos los menos llamados a permanecer en tan desdichado escenario. Errar es de humanos, rectificar es de sabios, en tanto que el perdonar es divino. Todas estas reflexiones son de naturaleza constructiva, pero son también firmes y contundentes en cuanto a la denuncia. Todo lo que se ha dicho hasta este momento y lo que se dirá después se expresó en el recurrente sueño o pesadilla.

Los estudiantes no escaparon tampoco de participar en tan convulsivo sueño. Ellos son la razón de ser de las universidades y del sistema educativo. Sangre joven, pero también ni muy joven, y a veces sangre adulta y otra bien madura, casi llegando a la ancianidad. Se debe éste variopinto paisaje onírico-evocativo a las circunstancias de que hoy se matriculan en nuestra escuela de Derecho -según el sueño- no solamente los muy jóvenes, sino también adultos que no pudieron terminar su carrera por razones diversas y otros ya casi ancianos que quieren en el ocaso de su vida obtener cualquier título, bien para masajear su ego o tal vez ofrecérselo como un regalo a sus descendientes y cónyuge. A estos miembros de la comunidad académica universitaria le dedicaremos en otro artículo in extenso reflexiones más profundas, ya que en el sueño que aquí plasmo juegan un papel predominante, notorio, y también porque sus consecuencias requieren que la problemática que generan en ese sueño, sean analizadas con el corazón ardoroso pero con la cabeza bien fría .La problemática estudiantil -evidencian las imágenes de ese sueño- en esa Facultad, es complejo, profundo y de causas y consecuencias alarmantes y casi en el límite de lo que en el sueño manifesté: “la delincuencia académica: el ecosistema de la mafia educativa”. Por citar solamente algunas situaciones, en esa pesadilla observé con impotencia como las Secretarías Docentes, Direcciones de Escuelas, Decanatos y todas las dependencias encargadas de manejar las matrículas de los estudiantes, la asignación de los horarios por parte de esas autoridades a los estudiantes, a quienes hoy se les permite la selección de los mismos, inclusive los profesores que quieran tener como docentes en cada una de sus materias (por supuesto que seleccionarán a los que la jerga académica ha dado en llamar profesores madres, y aquí me permito remitir al lector a un artículo que con el mismo nombre escribí y que puede verse en la red, o en mi blog: www.mervyster.blogspot.com. Por otro lado, me veía como secretario docente -en ese sueño- y escuchaba historias según las cuales algunos funcionarios de esa dependencia cobraban en dinero por ajustarle a los alumnos sus horarios y cuadrarles los profesores que iban a dictarles sus materias, colocándolos con los que en la evaluación requirieran niveles de exigencia mínimos (Pseudo profesores(as), perezosos, incapaces, mediocres etc., -en el sueño-). Figúrese amigo lector, que en ese catálogo de profesores madres, existen catedráticos y catedráticas que siendo abogados, ni siquiera conocen la dirección de los tribunales, fiscalías, inspectorías o cualquier otro despacho en el que se ventile la justicia. En el sueño pude presenciar cómo profesores de derecho procesal civil nunca habían ejercido, ni tampoco piensan ejercerlo a pesar de su juventud, existen profesores y profesoras que incluso a nivel de posgrado no tienen la experiencia de haber litigado un solo caso ni menos haber redactado un documento en su vida. Estos y aquellos estudiantes son la causa de mis tormentosos días, cada vez que la pesadilla regresa. ¿Es que nada se puede hacer? me pregunto en el sueño. Ya en el pasado me dicen las imágenes del sueño, alguien trató de colocar algunos correctivos, pero la complicidad de la autoridades tanto de la Facultad como las del Consejo Universitario, enterraron toda iniciativa de honestidad, transparencia, justicia, verdad y defensa institucional. En la facultad existen buenos estudiantes, pero desafortunadamente no son la mayoría, estos últimos lo mismo que los pseudo profesores, han tomado el camino de la deshonestidad, del engaño, del fraude, de la corrupción, de la intención perversa, de la mentira, del dolo etc., ¿qué se puede esperar de estos ciudadanos cuando culminen su carrera universitaria, cuyo título lo lograron por el camino que se ha señalado? La respuesta es cataclismica. Lo que le espera la sociedad futura es el predominio del mal, de la injusticia, de la trampa y del triunfo de los antivalores sobre la cultura de la vida, del amor, de la justicia, de la equidad y de la solidaridad. Eso me lo reveló también esa pesadilla. Sin embargo es bueno que contemos que en el sueño también vi profesores, profesoras, estudiantes, empleados y obreros capaces, competentes, honestos, apegados al las costumbres y a la ética, cumpliendo todos ellos en grado superlativo todos sus deberes y aún más allá, dándolo todo por la institución y consecuencialmente por la humanidad, por la sociedad, y por la justicia y la verdad que deben imperar como principios rectores de la vida en común. Eso también me lo reveló el sueño y es lo que me motiva día a día a mantener una lucha en contra de todo aquello que sea contrario a los más excelsos valores de la moral, la ética, la verdad, la justicia, la reciprocidad y la caridad. Me motiva también a defensa de una educación integral, completa y cargada de estos valores y finalmente el amor al Señor y al prójimo. Asumiendo el riesgo de que algunos lectores pudiesen calificarme, erradamente, como excesivamente religioso incluso endilgárseme el apelativo de fanático religioso, aún así debo afirmar que soy un hombre absolutamente convencido de que en el Texto Sagrado, en la Biblia, encontraremos la solución a todos nuestros problemas, allí se encuentra la palabra inspirada de Dios que nos habla del pasado, del presente y del futuro, que bien de manera directa o por parábolas como lo hacía nuestro buen Jesús, se nos comunican las causas por las cuales el hombre se convierte en un ser destructivo cuando le da rienda suelta a sus debilidades, a la tentación de la carne, a la exaltación de su propia personalidad por encima de la de Dios y cuando cree que es infalible y que todo cuanto se proponga o quiera realizar esta plenamente justificado sin importarle los medios que utilice. Por cierto que estos últimos aspectos han sido totalmente desvirtuados por hechos ocurridos en la humanidad en los últimos años, entre los cuales podemos citar solamente al azar: el sida, la radioactividad, el cambio climático, la rotura de la capa de ozono, el envenenamiento de los mares y aguas y la aparición de nuevos fenómenos que someten a la vida humana a la próxima destrucción. De allí que para contribuir un poco al esclarecimiento de la problemática a estudiantil en nuestras universidades y un poco también para tratar de explicar sus causas, van estas pequeñas “pastillas bíblicas” cuya ingesta recomendamos. Veamos entonces las citas bíblicas en todo su contexto:

Proverbios - Capítulo 8. Versículos 1 al 21

¿No está llamando la Sabiduría? y la Prudencia, ¿no alza su voz?
En la cumbre de las colinas que hay sobre el camino, en los cruces de sendas se detiene;
junto a las puertas, a la salida de la ciudad, a la entrada de los portales, da sus voces:
A vosotros, hombres, os llamo, para los hijos de hombre es mi voz.
Entended, simples, la prudencia y vosotros, necios, sed razonables.
Escuchad: voy a decir cosas importantes y es recto cuanto sale de mis labios.
Porque verdad es el susurro de mi boca y mis labios abominan la maldad.
Justos son todos los dichos de mi boca, nada hay en ellos astuto ni tortuoso.
Todos están abiertos para el inteligente y rectos para los que la ciencia han encontrado.
Recibid mi instrucción y no la plata, la ciencia más bien que el oro puro.
Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas, ninguna cosa apetecible se le puede igualar.
Yo, la Sabiduría, habito con la prudencia, yo he inventado la ciencia de la reflexión.
(El temor de Yahvé es odiar el mal.) La soberbia y la arrogancia y el camino malo y la boca torcida yo aborrezco.
Míos son el consejo y la habilidad, yo soy la inteligencia, mía es la fuerza.
Por mí los reyes reinan y los magistrados administran la justicia.
Por mí los príncipes gobiernan y los magnates, todos los jueces justos.
Yo amo a los que me aman y los que me buscan me encontrarán.
Conmigo están la riqueza y la gloria, la fortuna sólida y la justicia.
Mejor es mi fruto que el oro, que el oro puro, y mi renta mejor que la plata acrisolada.
Yo camino por la senda de la justicia, por los senderos de la equidad,
para repartir hacienda a los que me aman y así llenar sus arcas.

Proverbios - Capítulo 8 Versículos 32 al 35

Ahora pues, hijos, escuchadme, dichosos los que guardan mis caminos.
Escuchad la instrucción y haceos sabios, no la despreciéis.
Dichoso el hombre que me escucha velando ante mi puerta cada día, guardando las jambas de mi entrada.
Porque el que me halla, ha hallado la vida, ha logrado el favor de Yavé.

Un comentario adicional, habrá de hacerse respecto de las citas bíblicas reseñadas, y tiene que ver con la necesidad de que el estudiante no debe confundirse en la maraña de criterios, tesis y opiniones que dominan la escena universitaria. Universidad deviene del latín universitas, que da la idea de integralidad, de totalidad, para definir con ello la multiplicidad que traduce la universidad en cuanto a conocimiento, opiniones y criterios. No precisamente en vano se le llama la casa del saber, pues allí todas las corrientes de pensamiento son admitidas, discutidas, analizadas y pasadas por el tamiz de la verdad. Con semejante escenario, prácticamente el estudiante vivirá en una celda gigantesca, si su mente, alma y espíritu, no se previenen frente a la oscuridad, la manipulación perversa y la alienación. No todo lo que se enseña en la universidad es verdad, ni es cierto que todo conocimiento propende al bienestar de la humanidad. Antes por el contrario es en el Alma Máter, el lugar en el cual la gran mayoría de las tesis erradas y errátiles tienen cabida, y debe ser así en virtud de la noción de integralidad a la que hemos hecho referencia. La cita bíblica de Proverbios es oportuna y ojala los estudiantes, de una vez por todas, acepten que si bien es cierto a veces ciertas dosis de coraje son buenas, no siempre las mismas son las mejores armas o instrumentos para el establecimiento de la verdad y la justicia. Más que esas actitudes o conductas, la sabiduría, la prudencia y la sensatez son mejores aliadas en la búsqueda y establecimiento de estos últimos valores. La justicia no podría entenderse sin el necesario discernimiento que solamente es posible lograr a través del conocimiento de la Palabra de Dios. Es común la frase según la cual un hombre puede ser muy culto, educado y poseer gran conocimiento, pero no tener sabiduría. Esta última no la dan los libros, no la da el conocimiento, no la da la cultura, la da la sensatez, la prudencia, la ecuanimidad, la equidad y una actitud de solidaridad, de compartir, de amar al prójimo, de ejercer la caridad, el conocimiento y el ejercicio de la justicia, el altruismo, la reciprocidad, la bondad, el espíritu de sacrificio por el prójimo, el amor a la humanidad etc. Como puede colegirse, los estudiantes reciben en la universidad conocimiento y cultura, pero no sabiduría. La palabra de Dios en los textos citados, es muestra más que evidente, de la necesidad de un retorno al encuentro con Dios. En la actualidad se ha sacado a Dios de sus espacios naturales, se le ha desalojado de la mayor parte de los espacios en los cuales el hombre se relaciona con otros hombres y realiza sus actividades y aún de aquellos en los cuales el hombre se encuentra consigo mismo. Hay una confrontación y guerra en contra de Dios, predomina la oscuridad, el engaño, la mentira, la corrupción, la prostitución, la cultura del antivalor, la cultura de la muerte, lo que es malo se valora como bueno, y lo bueno se le califica como malo. Son éstos los aspectos en los cuales los estudiantes de hoy tienen que centrar todos sus esfuerzos como su inteligencia, para lograr la sabiduría y con ella contar con los elementos necesarios que ésta les dará para combatir la fuerza del mal y de la oscuridad.

En cuanto a los empleados y obreros de la universidad, lo mismo que el sector estudiantil, merece un estudio detallado, que con seguridad plasmaré en reflexiones futuras, ya que el espacio no permite analizar con los parámetros que acostumbramos a utilizar en el estudio de las realidades que centran nuestra atención. Pero en el sueño, también este sector se mostró y se muestra, cada vez que la pesadilla regresa, como un grupo en el cual existen buenos y malos, flojos y activos, honrados y deshonestos, tramposos y transparentes, como en la Viña del Señor. Es común en el sueño ver cómo empleados y obreros extraen de la universidad centenaria insumos que esta adquiere con gran dificultad, dado su exiguo presupuesto. Empleados y obreros que le “roban” a la centenaria universidad su tiempo, tiempo que la universidad le paga generosamente. Esto ocurre porque con las excepciones de rigor, la mayor parte de su personal nunca llega exactamente a la hora de iniciar su trabajo, y por el contrario mucho antes de que llegue la hora de la culminación de su jornada de trabajo, ya se han marchado para cumplir actividades de tipo familiar, como la de ir a buscar los hijos al colegio o realizar actividades de corte personal. Igual sucede con los obreros en algunos casos, lo cuales argumentando razones sindicales, si son electricistas, son incapaces de limpiar en la superficies húmedas y que puede causar alguna tragedia a quienes hacen vida en los espacios de de esa universidad. Eso también me lo reveló el sueño, además que cada uno de ellos hace lo que quiera pues “así está en el Contrato Colectivo” ¿Y qué decir de los reposeros ? que es aquel personal administrativo u obrero que si se sometiera a un estudio su expediente de trabajo, podríamos encontrarnos con la situación de que sus suspensiones abarcarían años de trabajo y que las causas de las mismas realmente no son graves sino más bien triviales y leves. Eso me lo reveló también el sueño. En este aspecto también el sueño me reveló que existe personal femenino obrero o administrativo que ha pasado “toda su vida laboral” multiplicando su especie, por lo que su efectividad y rendimiento en el trabajo es mínimo, todo por supuesto a costa de la universidad. Desafortunadamente estos especimenes vieron en la universidad el lugar donde tener una familia y mantenerla sin trabajar. El sueño o la pesadilla también reveló esos aspectos y en ella me vi algunas veces rodeado de personal femenino, como si yo fuese su jefe, y que nunca en el tiempo que lo fui llegó temprano a trabajar y que siempre se marchó mucho antes de la hora que indicaba el fin de la jornada. Siempre contabilizaron anticipadamente los “puentes” (días feriados que se empatan o enlazan con sábados o domingos, en el calendario) para buscar la causa de no trabajar. Así como con mucha iniciativa inventaron y formularon fechas para celebrar, conmemorar y hasta efectuar alguno que otro evento religioso en beneficio de tal o cual, solamente para evitar “el duro trabajo de la universidad”. Eso fue manifestado por la pesadilla. También en el área de las relaciones que se concretan entre la universidad y sus empleados y obreros, es de pertinencia saborear y poner en práctica la palabra del Señor, pues con ella esas relaciones se desarrollarán de manera armónica, equilibrada, justa y en orden al mantenimiento de la paz laboral, la prestación de un mejor servicio, la preexistencia de condiciones laborales favorables a esa prestación del servicio, así como mejores condiciones económicas para los trabajadores y sus familias bajo la vigilancia y supervisión de los preceptos contenidos no solamente en las leyes terrenales sino en los preceptos celestiales o divinos que en definitiva son del fundamento de las leyes laborales y que para muchos especialistas en la Ciencia del Derecho, se conocen como los preceptos del Derecho Natural. Por ello me permitiré citar algunos fragmentos de esta hermosa palabra de Dios:

Proverbios - Capítulo 11 Versículos 1 al 31

Abominación de Yavé la balanza falsa, pero el peso justo gana su favor.
Detrás de la insolencia viene el insulto; mas con los modosos está la sabiduría.
A los rectos su integridad les guía; a los pérfidos les arruina su perversidad.
Nada servirán riquezas el día de la ira, mas la justicia libra de la muerte.
A los íntegros su justicia les allana el camino, pero el malo cae en su malicia.
A los rectos les salva su justicia, los pérfidos en su codicia son atrapados.
En la muerte del malo se esfuma su esperanza, la confianza en las riquezas se desvanece.
El justo es librado de la angustia, y el malo viene a ocupar su lugar.
Con la boca el impío pierde a su vecino, por la ciencia se libran los justos.
Con el bien de los justos la ciudad se regocija, con la perdición de los malos grita de alegría.
Con la bendición de los rectos, se levanta la ciudad; la boca de los malos la destruye.
Quien desprecia a su vecino es un insensato; el hombre discreto se calla.
El que anda calumniando descubre secretos, el de espíritu leal oculta las cosas.
Donde no hay buen gobierno, el pueblo se hunde; abundancia de consejeros, trae salvación.
El mal se busca quien avala al desconocido, quien no es amigo de chocar la mano está seguro.
Mujer graciosa consigue honor, y los audaces consiguen la riqueza.
A sí mismo se beneficia el que es compasivo, a sí mismo se perjudica el hombre cruel.
El malo consigue un jornal falso; el que siembra justicia, un salario verdadero.
Al que establece justicia, la vida, al que obra el mal, la muerte.
A los de corazón torcido abomina Yavé; a los de camino intachable da su favor.
De cierto que el malo no quedará impune, mas la raza de los justos quedará a salvo.
Anillo de oro en nariz de un puerco, mujer hermosa pero sin gusto.
El deseo de los justos es sólo el bien, la esperanza de los malos, la ira.
Hay quien gasta y todavía va a más; y hay quien ahorra en demasía sólo para venir a menos.
El alma generosa será colmada, y el que sacia a otro la sed, también será saciado.
El pueblo maldice al que acapara trigo; bendición para la cabeza del que vende.
Quien busca el bien, se procura favor, quien va tras el mal, le saldrá al encuentro.
Quien confía en su riqueza, ése caerá, los justos brotarán como follaje.
Quien desordena su casa, hereda viento, el insensato será esclavo del sabio.
El fruto del justo es un árbol de vida; cautivador de las almas es el sabio.
Si el justo recibe su recompensa en la tierra, ¡cuánto más el pecador y el malo!

Proverbios - Capítulo 21 Versículos 25 al 26

El deseo del perezoso le lleva a la muerte, porque sus manos rehúsan el trabajo.
Todo el día está el malo codicioso; pero el justo da sin rehusar jamás.

Las relaciones laborales siempre han constituido un serio problema en las diversas sociedades que se han desarrollado a lo largo de la humanidad, ellas generan conflictos cuya naturaleza se vincula con la renta, el salario, la ganancia del patrono, las condiciones en las cuales se presta el servicio, el apetito desmedido de ganancia del patrono así como el interés de la clase trabajadora por trabajar menos y ganar más. Son dos caras de una misma moneda llamada hecho económico laboral y que lo mismo que una moneda, y la ejemplificación es de mi autoría, posee un borde que evita que cada una de sus caras se deteriore y en consecuencia esa moneda pierda su funcionalidad y valor. Ese borde es el ESTADO, quién regula con su actividad jurídica y el ius imperii el equilibrio entre trabajadores y patronos. Esta pequeña introducción, que es necesaria, antes de agregara algún comentario a las citas bíblicas transcritas, revela lo difícil que se traducen en la práctica la relaciones entre los seres humanos, gravedad que se acentúa cuando intermedia el dinero como motivo interesado por las partes que integran la relación y en el caso laboral todavía el asunto se torna más grave, toda vez que la causa del pago del salario por parte del patrono esta en la prestación del servicio que le efectúa el trabajador. Allí hay de entrada dos tipos de intereses contrapuestos, el del patrono materializado por las circunstancias de obtener mayor ganancia y productividad con la menor inversión, y la del trabajador por lograr mayores reivindicaciones salariales, económicas, sociales y de cualquier otro tipo con el menor esfuerzo. Ya en párrafos anteriores hicimos el comentario. Pero para no alejarnos de las causas reales de la problemática laboral, efectuemos el giro copernicano y centrémonos en la Palabra de Dios transcrita. Allí, sin que se tenga que hacer ningún esfuerzo cognitivo elevado, puede entenderse que el trabajador debe ser recto, probo, honesto y fiel cumplidor de sus obligaciones. Pero al mismo tiempo el patrono le está vedado la explotación de su trabajador y no puede o no debería mediante manipulaciones, engaños, dolo y prácticas fraudulentas vulnerar los derechos a sus trabajadores. En el libro de Proverbios en los capítulos ya citados existen sentencias que serán ejecutadas cuando nos toque rendir la cuenta final ante el Creador por todas las ofensas, acciones y omisiones cometidas en nuestra vida, incluyendo las del tema laboral. No puede acondicionar la interpretación de esos fragmentos bíblicos y sólo le digo a Dios que el Espíritu Santo obsequie el discernimiento que según su Divino parecer a cada trabajador en la práctica, entendimiento y desarrollo de actitudes conforme a la palabra de Dios ya expuesta. Todo esto también me lo reveló el sueño-pesadilla que recurrentemente viene en el momento de mi reposo.

En párrafos anteriores se transcribieron algunos fragmentos de la palabra sagrada, un poco para ilustrar las actitudes y conductas que un buen trabajador o trabajadora, empleado o empleada, ciudadano, padre o madre de familia, profesional o trabajador calificado, niño, joven adulto o anciano, deben asumir para cumplir exitosamente con sus deberes y obligaciones cualesquiera que éstos fueran en el complejo mundo de las interrelaciones personales. Solamente el azar ha sido el parámetro seleccionado para comentar brevemente algunos aspectos vinculados con esas citas. Se dijo que es abominación a YAVÉ la balanza falsa, pero el peso justo gana su favor. Esta expresión inspirada en el juicio del propio Dios, nos lleva a reflexionar sobre la honradez, la honestidad y la transparencia con las cuales debemos ejercitar y cumplir nuestras actividades, bien sea como patronos o como trabajadores o desempeñando cualquiera de las funciones en el mundo social. Quien comete fraude en la balanza es un delincuente, aunque ese fraude sea muy pequeño, lo que realmente trasciende es la conducta engañosa, falsa y que induce al error a quien se relaciona con el manipulador de la balanza. ¿Cuántos de nosotros hemos trampeado la balanza? Y no nos referimos únicamente a la balanza como instrumento que permite medir y calcular el peso de las cosas, si no a la balanza que se nos ha asignado en nuestras actividades cotidianas para realizar nuestro trabajo. La balanza del profesor es su conocimiento, su capacidad, su competencia, su lealtad, su probidad. Cuando él falsea esa balanza se convierte en un delincuente académico más, no existe diferencia entre el y el que roba, el que mata, defrauda o estafa. Asimismo con el trabajador sea empleado u obrero, si su balanza es la limpieza y el mantenimiento de espacios físicos, se considera que ha trampeado su balanza cuando no utiliza los productos que su patrono le dio para hacer la actividad y antes por el contrario ha tomado el dinero para comparar productos de inferior calidad o simplemente no comprarlos hacer el aseo o mantenimiento según las instrucciones dadas. Lo mismo cuando miente para no cumplir con su trabajo o justificar una inexistencia que no tiene motivos; es la balanza falsa del empleado que mediante artificios o subterfugios en el departamento de compra procura comisiones por adquirir los productos a un precio mayor que el que pueda conseguirlos según una prudente compra o bien cuando lo compra de una calidad pésimamente inferior al recomendado. Es la balanza falsa de quien procura beneficios en detrimento de la institución, so pretexto de que nadie se dará cuenta. En fin, no bastarán innumerables páginas para los ejemplos que podamos colocar de éstos que le hacen tanto daño a la sociedad y al mundo. Eso también lo vi en el sueño-pesadilla que vivo recurrentemente.

Por el contrario el peso justo gana su favor. Porque el Señor que lo conoce todo, ve la justicia con la que los seres humanos, los trabajadores honrados realizan su labor sin requerir que vayan de lugar en lugar propalando su eficiencia y su honradez. Quien cumple una obligación conforme lo ordenado, ¿qué premio merece? Simplemente ha hecho lo que se le ordenó. Sin embargo para Dios esta actitud seguramente será recompensada. También la Palabra del Señor que se ha citado nos indica que a los rectos su integridad le guía en tanto que los pérfidos les arruina su perversidad. La moraleja radica aquí, en que el trabajador o trabajadora que actúa y presta sus servicios con rectitud, es decir, con transparencia y dando el todo por el todo, será guiado por la integridad, que es sinónimo de honradez.

En líneas generales la cita de Proverbios en su capítulo 11 versículos 1 al 31, se relaciona con la circunstancia de la rectitud que debe acompañar al trabajador en el cumplimiento de sus obligaciones, la justicia, la transparencia y la u honradez como valores que lo harán trascender en su entorno y le permitirán lograr el reconocimiento de la sociedad y permitir llevarle a su familia un patrimonio económico y moral muy elevado. Por ello en esa cita se remarca el concepto de justicia, integridad, moralidad, el obrar bien, el marchar en procura del bien para que consecuencialmente el favor lo abrace. Del mismo modo se señalan como ejemplos tomados de la Palabra de Dios la desconfianza en la riqueza y el amor por la justicia. La riqueza no hace al justo, en cambio el justo con seguridad caminará y logrará la riqueza, aunque no siempre se trate de riqueza material, pues la riqueza espiritual es permanente, duradera, a diferencia de la riqueza material que es efímera y poco durable.

Todos estos aspectos, citas y reflexiones que se han hecho a lo largo del presente artículo las he vivido, visto, sufrido y padecido en ese sueño-pesadilla que hasta la saciedad debo decir me ha acompañado durante los últimos años de mi vida. Por eso he querido compartir con mis amigos y amigas, el contenido de ese sueño, con el propósito de que lo que aquí narro pueda servir de utilidad en la corrección de algunos problemas que pudieran presentarse en algunos recintos educativos y que por pura coincidencia tengan equivalencia con lo aquí señalado. También para que pudieran evitarse las situaciones que en ese sueño-pesadilla ocurren y que reiterativamente he señalado tienen como espacio físico una escuela de Derecho, una escuela de Trabajo Social, una escuela de Ciencia Política, una facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, de una Universidad Centenaria, y que en ese sueño se ubica probablemente en América del Sur y por los datos que ese sueño me ofrece pudiera tratarse de un país que es puerta de acceso al continente sudamericano. No puedo asegurarlo, pero tal vez lo sea.

Para culminar me permito con vuestra aquiescencia parafrasear a José Ingenieros quien en su obra, intitulada El Hombre Mediocre, nos afirma: “En ciertos sujetos, sin carácter desde el cáliz materno, hasta la tumba, la conducta no puede seguir normas constantes. Son peligrosos porque su ayer no dicen nada sobre su mañana; obran a merced de impulsos accidentales, siempre aleatorios. Si poseen algunos elementos válidos, ellos están dispersos, incapaces de síntesis, la menor sacudida pone a flote sus atavismos de salvaje y de primitivo, depositados en los surcos más profundos de su personalidad. Sus imitaciones son frágiles y poco arraigadas. Por eso son antisociales, incapaces de elevarse a la honesta condición de animales de rebaño”. (INGENIEROS José .EL HOMBRE MEDIOCRE. Caracas. Venezuela. Editorial Panapo 1986 pag. 92). Dios permita que el sueño-pesadilla que he compartido con ustedes a través de estas líneas pueda contribuir como ya he dicho a la solución de una diversidad de problemas que no sólo atañen a la vida universitaria, si no a la vida misma, y que se generan fundamentalmente no por la dinámica de la sociedad, ni mucho menos los factores externos. Su causa inicial está en nosotros mismos, si no cambiamos, si no nos transformamos para bien, la humanidad seguirá degradándose hasta propia destrucción. San Pablo en una de sus epístolas afirmaba que debemos transformarnos por la renovación de nuestra mente. Con ello trataba de explicarnos que no hay cambio exterior sin que antes se haya originado y desarrollado en nuestra interioridad. Ello es compatible y coherente con las enseñanzas de Jesús cuando a sus discípulos le dijo: “no hace daño al hombre lo que por su boca entra, si no lo que sale de su corazón: las traiciones, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los asesinatos, las borracheras, las trampas y todo aquello que ofenda al padre”. La solución está en ti, Dios está a las puertas de tu corazón para ingresar a este , a EL sólo basta que tú lo invites para que comparta tu vida y que te guíe y enseñe lo valores de una auténtica vida feliz, alegre, honrada y proyectada a las mansiones celestiales que nos albergarán en la vida eterna. Que Dios y la virgen María santísima los bendigan. Amén y amén.